Habitos

Sedentarismo: desarrollo y consecuencias sobre el organismo

Un estudio de la OMS llega a la conclusión clara de que un porcentaje elevado de los habitantes de países ricos está en riesgo de enfermar por culpa de su sedentarismo.

Este mal hábito cada vez es más habitual en la población.
Sedentarismo: desarrollo y consecuencias sobre el organismo

Un estudio de la OMS llega a la conclusión clara de que un porcentaje elevado de los habitantes de países ricos está en riesgo de enfermar por culpa de su sedentarismo. En total, un cuarto de la población mundial (27,5%), lo que equivale a 1.400 millones de personas, tienen su salud en riesgo por la falta de actividad física.

Y la OMS define como inactivas y con grado de sedentarismo a aquellas personas que realizan menos de 90 minutos de actividad física semanal.

Este mal hábito cada vez es más habitual en la población, según nos dice la FEDA; la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness, pues se reduce la práctica de ejercicio físico y aumenta el uso de los medios de transporte. Como consecuencia, al menos un 60% de la población no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Además, España es uno de los cuatro países más sedentarios de Europa.

¿Qué sucede si se extiende el sedentarismo?

Obesidad. La falta de actividad física fomenta un incremento del riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Este estado físico conlleva, a su vez, numerosos peligros para el organismo y problemas de salud.

Propensión a enfermedades cardiovasculares. La FEDA y la OMS coinciden en señalar que el sedentarismo duplica el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II. Y esto sumado al desarrollo de hipertensión arterial.

Muerte prematura. Aquellas personas sedentarias y que practican menos ejercicio físico tienen entre un 20 -30% más de posibilidades de morir de forma prematura.

Cáncer. La OMS dictamina que una vida sedentaria aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

Mejora de la actividad mental. La actividad física no solamente nos ayuda a nivel interno también a nivel mental y psicológico. Diversos estudios concluyen que aquellas personas que practican ejercicio físico de manera regular tienen menos posibilidades de padecer depresión.

Consejos

  • Abordar un estilo de vida saludable.
  • Empezar a hacer ejercicio. Es más fácil de lo que creemos, pues la FEDA recomienda empezar con la práctica de actividad física, acorde con nuestras capacidades.
  • También nos alimentaremos de forma saludable pues el sedentarismo es moverse y también comulgar con une estil de vida cada vez más sana.

Lo último en Salud

Últimas noticias