Alimentación

¿Qué alimentos tomar para la disfagia?

Para diferentes patologías y enfermedades hay un tipo de alimentos determinados. En este sentido, cuáles son los alimentos que hay que tomar para la disfagia.

Disfagia y alimentación
Alimentos y disfagia

La disfagia es la dificultad para tragar y llevar los alimentos desde la cavidad bucal hasta el estómago. Este trastorno infradiagnosticado (muchos de los afectados consideran ‘normales’ algunos de sus síntomas) implica riesgos de desarrollar cuadros clínicos graves si no se trata adecuadamente. Puede afectar a personas de cualquier edad, aunque la incidencia mayoritaria ocurre dentro de los adultos mayores. Lo que tampoco implica que se le considere un síntoma de envejecimiento.

Uno de los retos al que tienen que hacer frente aquellos que reciben el diagnóstico, es no sufrir de deficiencias nutricionales. Para los afectados, comer se vuelve una misión imposible, por lo que la inapetencia generalizada se convierte en parte del problema.

Señales de alerta

Una señal tan recurrente como ignorada consiste en toser frecuentemente mientras se mastica o se ingieren los alimentos. Pero si esto se convierte en un hábito, la visita al médico de confianza es imperativa para evitar complicaciones.

Dolor al tragar, babeo y voz ronca son otros síntomas, lo mismo que acidez estomacal y mal aliento. Los casos más graves ya implican imposibilidad casi total o completa de hacer que el bolo pase la garganta o regurgitación constante. Cuando en los afectados aparece una delgadez evidente y repentina, la situación es sumamente dramática.

Además de la degeneración del tracto digestivo a causa de la edad, tumores o cánceres son otros factores de riesgo. De hecho, puede ser uno de los daños colaterales de las radioterapias. Enfermedad de Parkinson y problemas neurológicos son otros sospechosos habituales. Sin embargo, en un importante número de casos no se consigue dar con el detonante del problema.La disfagia

La disfagia, ¿qué comer?

El enfoque correcto no es tanto qué puede comer una persona afectada. La clave está en cómo comer. Salvo algunas excepciones, además de limitaciones que puedan imponer los médicos tratantes, de acuerdo a las particularidades de cada caso, el menú para la disfagia incluye casi cualquier alimento.

Los detalles de los platos que se sirven a los diagnosticados varían según el grado de complicación. Para los cuadros leves, la textura debe ser néctar. Miel para los moderados y pudin para los más graves.

Así mismo, otro reto importante y esencial para la buena salud de los afectados, es que la acción de comer tiene que seguir siendo placentera. Las preparaciones deben ser atractivas a la vista (por los ojos también se come). Y en ningún momento se debe sacrificar el buen sabor.

Recomendaciones generales

La buena postura es un aspecto tan importante como el acabado que tengan los alimentos. Los afectados deben permanecer sentados, dibujando un ángulo de 90 grados. También hay que evitar las distracciones (no conversar) y tomarse todo el tiempo del mundo para comer.

Lo último en Salud

Últimas noticias