La hipocresía de Mónica García: pide un «abordaje social» del cáncer pero no invierte en nuevos fármacos

Un 6 % de los casos de tumor de mama se inician con metástasis, y un 20 % la desarrollarán unos años después del diagnóstico

España es el segundo país del mundo donde más ensayos clínicos se realizan, pero luego no llegan los nuevos tratamientos

Mónica García, Más Madrid, toros, San Isidro, tauromaquia
La ministra de Sanidad, Mónica García.
Diego Buenosvinos
  • Diego Buenosvinos
  • Especialista en periodismo de Salud en OKDIARIO; responsable de Comunicación y Prensa en el Colegio de Enfermería de León. Antes, redactor jefe en la Crónica el Mundo de León y colaborador en Onda Cero. Distinguido con la medalla de oro de la Diputación de León por la información y dedicación a la provincia y autor de libros como 'El arte de cuidar'.

Fact checked

×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

La ministra de Sanidad, Mónica García, ha abogado por ir «más allá» de planes nacionales o estrategias europeas y abordar el cáncer desde un punto de vista sanitario, pero también social, que incluya el «acompañamiento, el apoyo y el reconocimiento» de estas enfermedades. Sin embargo, es difícil explicar estos términos a un enfermo de cáncer, cuando lo que necesita son terapias avanzadas y sólo llegan a nuestro país el 57% de las aprobadas por la Unión Europea.

La llegada de nuevas terapias avanzadas al arsenal de los sistemas sanitarios -como la terapia génica, terapia celular somática y productos de ingeniería tisular- está ofreciendo nuevas estrategias terapéuticas y oportunidades para algunas enfermedades que hasta el momento carecen de tratamientos eficaces. Por ello, algunas de estas terapias han hecho posible curar enfermedades con gran carga de morbimortalidad, convertir en crónicas enfermedades antes mortales o mejorar de forma sustancial las tasas de supervivencia de distintos tipos de cáncer.

Un 6 % de los casos de tumor de mama se inician con metástasis, y un 20 % la desarrollarán unos años después del diagnóstico; cada año mueren por él 6.000 mujeres, por eso su realidad supone «un reto y un desafío común», que exige «un compromiso constante en la investigación, en la prevención y, por supuesto, en el tratamiento», que a España no llega y cuando lo hace es a cuenta gotas o con retrasos de más de tres años con respecto a países como Alemania, Francia o Italia.

La ministra ha vuelto a señalar durante la entrega de premios Chiara Giorgetti Crucemos la meta, organizada por la Asociación Española de Cáncer de Mama Metastásico (AECMM), que  «más allá de la lucha contra el cáncer del Sistema Nacional de Salud, más allá de los planes europeos de la lucha contra el cáncer», esta enfermedad hay que abordarla no sólo desde el punto de vista sanitario, sino también social.

«No sólo tenemos que luchar por la prevención primaria, el cribado y las terapias avanzadas para mejorar en la supervivencia en la calidad de vida; tenemos que luchar también por hacernos cargo como sociedad de estas enfermedades, del acompañamiento, del apoyo y del reconocimiento que tenemos que hacer de todas ellas», ha concluido.

La presidenta de la Asociación Española de Cáncer de Mama Metastásico, Pilar Fernández, ha pedido a las instituciones que «sigan con su política de proximidad» y «sigan abriendo puertas» a las asociaciones. «Somos agentes imprescindibles. En las políticas sociales queremos sentarnos en las mesas de la gente que toma decisiones sobre nuestras patologías. Por eso os rogamos por favor que nos sigáis apoyando», ha pedido.

Por otra parte, la directora del Instituto de Salud Carlos III, Marina Pollán, ha explicado que uno de los grandes retos de la investigación en este tipo de cánceres es conseguir que los ensayos tengan un seguimiento mucho mayor porque la aparición de metástasis no siempre es inmediata.

Ensayos que, por otra parte, escasean en el cáncer de mama metastásico: «hay muchos estudios de factores de riesgo modificables en cáncer, pero hay mucha menos información sobre esos factores de riesgo que hacen que las mujeres recaigan y qué intervenciones se podrían poner en marcha».

A la espera de CAR-T

Cientos de pacientes con tumores de sangre y que ya han sido tratados con terapias convencionales -quimioterapia y radioterapia- sin éxito de cura, están actualmente a la espera de que el Gobierno de España de luz verde a la financiación de los tratamientos que pueden evitar su muerte. Se trata de las terapias CAR-T. La irrupción de la inmunoterapia y, más en concreto, de estas células que han supuesto una auténtica revolución en el tratamiento de estos tumores. Estas terapias consisten en la modificación de ciertas células del sistema inmunitario, los linfocitos T. A estas células se les introduce por ingeniería genética una especie de detector/radar molecular (llamado CAR por las siglas en inglés de Chimeric Antigen Receptor), que las dirige contra una molécula que esté presente en las células tumorales (y que puede variar según el tipo de cáncer). De esta manera, los linfocitos T detectan y destruyen a las células tumorales. Como se utilizan linfocitos, y el detector molecular se denomina CAR, estas terapias se denominan CAR-T.

Por este motivo, han conseguido respuestas terapéuticas nunca vistas en pacientes de diversos tipos de leucemia y linfoma, y han mostrado gran eficacia en pacientes que no tenían otras opciones terapéuticas. Aunque los actuales todavía tienen margen de mejora y se están dedicando muchos esfuerzos de investigación a perfeccionarlos, está claro que han abierto un camino muy esperanzador.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias