Pantallas

Cómo conseguir unas vacaciones sin pantallas

Cómo conseguir unas vacaciones sin pantallas
Cómo conseguir unas vacaciones sin pantallas

Con los hijos en casa, tras acabar las clases, las pantallas se convierten en esas enemigas que hacen la vida más complicada. Aunque sirven para ver series, películas, hacer ejercicios o bien leer, también son elementos que enganchan demasiado y es complicado que los pequeños puedan pasar sin ellas en los ratos libres. Te contamos cómo conseguir unas vacaciones sin pantallas.

Moverse, ir de vacaciones sin pantallas, playa, piscina, excursiones… son algunas de las cosas que se pueden hacer para poner fin a este problema.

Lo que debemos hacer para conseguir unas vacaciones sin pantallas

Según el último estudio de Qustodio, ‘Del cambio a la adaptación: viviendo y aprendiendo en un mundo digital’, durante el curso los niños pasan 4 horas de media al día conectados a las pantallas. El problema se multiplica en el periodo estival.

Horario tecnológico

Una de las cosas que podemos hacer es establecer un horario que limite la utilización de las pantallas. Qustodio especifica que la tecnología no es mala y puede ser beneficiosa para los niños, pero para ello hay que integrarla en un cierto orden y definir determinados límites.

Viajes, deporte y excursiones

Antes mencionábamos que el verano es la época perfecta para desconectar. Porque se pueden hacer muchas más cosas como viajes, deporte, baños, excursiones, salidas y muchas actividades.

En cualquier ciudad hay espacios para que los menores puedan pasar tiempo al aire libre con sus familias: deporte, excursiones, planes culturales…

Zonas comunes

Solo, en la habitación, por la noche y con la luz apagada. Es el contexto propicio para que los adolescentes se aíslen durante horas en su vida online. De hecho, 6 de cada 10 adolescentes duermen con el móvil, destaca UNICEF en su estudio, por lo que, en verano la “soledad tecnológica” puede aumentar enormemente.

Empatía con los hijos

Lo lógico es que los pequeños se rebelen ante las normas, pero es importante mantener la calma y la misma línea a lo largo del verano. Si los niños ven que las reglas varían en función de sus protestas seguramente sea muy difícil encontrar un equilibrio entre la vida online y offline porque estarán continuamente pensando en la primera.

Los padres, el mejor ejemplo

Al final, los niños, y especialmente más pequeños, ven lo que hacen los padres. Si los adultos están empantallados, entonces ellos copiarán. Las vacaciones son una gran oportunidad para los padres de demostrar a los hijos cómo son realmente fuera de la vida laboral.

Según los responsables de Qustodio, “el equilibro entre la vida online y offline en verano depende de las normas que marquen las familias al inicio de las vacaciones. Que los niños jueguen al aire libre o cultiven otros hobbies es fundamental para que tengan un desarrollo adecuado durante el periodo estival”.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias