Ejercicio físico

Tratamiento de la periostitis

periostitis
La periostitis es una lesión que suele afectar a los corredores.

La periostitis es una lesión que suele afectar a los corredores. Suele producirse una sensación de quemazón en la zona de la tibia. Para empezar debes plantearse en ir al fisioterapeuta cuando eso suceda para no desarrollar problemas posteriores. Conviene cuidar esta zona del cuerpo y evitar volver a hacer running hasta que el profesional nos lo indique.

Posteriormente el fisioterapeuta establecerá un plan de tratamiento que deberemos seguir si queremos que la periostitis no nos afecte.

Dejar de correr hasta que el problema se solvente

Cuando sufrimos de periostitis, una de las primeras formas de tratarlo es no volver a correr de inmediato. Pararemos y dejaremos en manos del profesional que decida cuando estamos  dispuestos a hacer running luego. De lo contrario habrá más dolor y la lesión no se curará.

Descansar

El reposo también forma parte del ejercicio. Y en este caso, si tenemos una lesión importante, todavía más. Necesitamos un periodo de descanso entre serie y serie, y entre entrenamientos, y es factible para curarnos y volver a correr de manera intensa y correcta.

Ejercicios menos intensos

No podemos correr, pero sí seguir con el ejercicio algo menos intenso y que no implique establecer esta parte del cuerpo que nos duele. Pregunta antes si puedes hacer otro ejercicio o mejor conviene reposar durante unos días del todo.

Hielo en la zona afectada

Otra manera de tratar la periostitis es aplicar hielo en la zona lesionada. Es algo que se suele hacer cuando nos duele alguna parte del cuerpo y con ello reducimos la hinchazón y el dolor. Para esta lesión aplicaremos hielo durante veinte minutos o media hora. Esto hará que disminuyamos los inconvenientes durante un periodo corto de tiempo, pero es imprescindible ir al profesional para no dejar la lesión sin tratar debidamente.

Pruebas y otros

Si el dolor sigue en esta zona, entonces el médico puede hacernos diversas pruebas. Por un lado, comprobará el estado de esta lesión, y por otro, puede practicarnos pruebas radiológicas y resonancia magnética para dar con un mejor y rápido diagnóstico. Se descartarán fracturas y otros posibles problemas resultantes de la periostitis.

Cómo evitarla

Prevenir las lesiones siempre es mejor que tratarlas. Para esto calentaremos primero, nos alimentaremos bien y no forzaremos las piernas más de lo necesario.

Lo último en Salud

Últimas noticias