Dormir

10 tips básicos para una buena higiene del sueño

¿Qué entendemos por higiene del sueño? Se trata de algunos sencillos hábitos que todos podemos llevar a cabo en nuestro día a día. Toma nota.

Una buena higiene del sueño
Consejos para una buena higiene del sueño

Si no duermes con facilidad y no sientes que tengas un sueño reparador, es muy posible que no tengas una buena higiene del sueño. Las causas pueden ser muchas y muy diversas, desde problemas sentimentales, malos hábitos, sedentarismo, sobrepeso, y muchas otras. Es evidente que no siempre es sencillo poder controlar todas las variables para dormir más y con mejor calidad. Cuestiones como el respeto al horario a la hora de acostarse, tener hábitos saludables justo antes de irse a la cama, o la alimentación, pueden ser determinantes.

Como concepto, la higiene del sueño sería un conjunto de buenos hábitos y prácticas importantes para dormir bien. Hay que saber que no se trata únicamente de dormir más horas, o de estar más tiempo en la cama, sino de la calidad en el sueño. Es decir, que se trate de un sueño saludable, que nos restablezca el equilibrio emocional y restablezca las energías que nuestro organismo derrocha cada día en nuestras actividades.La buena higiene del sueño

10 consejos para una buena higiene del sueño

A continuación, vamos a saber un poco más sobre cómo actuar cada día:

  1. Un correcto protocolo

Si te cuesta coger el sueño cada noche, un buen remedio es llevar a cabo una especie de ‘ritual’ antes de irte a la cama. Como ejemplos puede servir un rato de meditación, de música relajante, un baño caliente, una sesión de masajes en pareja, etc. La clave está en liberar tensiones y conseguir ese relax necesario.

  1. El espacio que te rodea

Para dormir y descansar bien, las condiciones del entorno tienen que ser bien cuidadas. Es fundamental elegir un colchón y una cama cómodas, una almohada apropiada, una habitación con luz tenue, sin ruido y la temperatura propicia. Nada de pantallas ni televisión.

  1. La alimentación y la dieta

La dieta y la alimentación tendrá una influencia decisiva en nuestro sueño. No solo lo que comemos, sino cuándo y en qué cantidades. La dieta equilibrada siempre es lo recomendable para nuestro organismo. También es fundamental el horario, tomar la cena el mayor tiempo posible antes de irse a la cama.

  1. Ejercicio físico

El ejercicio físico siempre es fundamental para dormir bien. ¿A qué hora realizarlo? Mejor por la mañana, para que el cuerpo tenga tiempo de reponerse de la excitación que la actividad física aporta.

  1. Los estimulantes

Si te cuesta coger el sueño, no deberías tomar estimulantes a lo largo de la tarde. Nada de café ni refrescos y productos similares, y por supuesto nada de alcohol y tabaco.

  1. ¿Qué ocurre con la siesta?

¿Es beneficioso un rato de siesta después de comer? Según muchos estudios un rato de siesta es beneficioso para nuestra concentración y memoria. Pero No debería ser mayor a 30 minutos.

  1. El momento de desvelarse

Si a pesar de todo lo anterior te desvelas en la cama, lo mejor es levantarte, dar un paseo por casa, leer, e intentar relajarte.

  1. El horario

Si tienes el mismo horario todos los días para acostarte, el reloj interno de tu cuerpo se acostumbrará a ello y obtendrás más calidad de sueño.

Con estos sencillos consejos, tu higiene del sueño será la adecuada y podrás dormir más y con mayor calidad.

Lo último en Salud

Últimas noticias