Perros

¿Es beneficioso el plato elevado de tu perro?

La regulación de la altura del comedero de nuestras mascotas, a veces tiene consecuencias. ¿Qué beneficios ofrece el plato elevado de tu perro? Aquí te damos algunas pautas.

Comedero perro
Comedero elevado en perros

Muchos creen que el plato elevado para mascotas no es más que una moda pasajera. Un invento comercial cuyo único propósito es sacar más dinero a las personas, un elemento meramente decorativo, sin un fin verdaderamente práctico. La realidad es que sí ofrece varias ventajas, aspectos que resultan esenciales para la calidad de vida de los canes. Por ejemplo, facilitan la higiene y la limpieza. Este tipo de comederos mantienen los alimentos lejos del suelo, por lo que se evita que hagan regueros cada vez que los tropiezan con sus patas.

Algunos expertos recomiendan el uso de este tipo de dispositivos, porque les proporciona a los animales de compañía un lugar más accesible para comer y mantenerse hidratados. Es especialmente útil con canes con problemas de artritis o diagnosticados con megaesófagos. Igual que para aquellos ejemplares con problemas en el cuello, la espalda o alguna discapacidad que les impida agacharse.

En el mercado hay distintas opciones y modelos. Están los cuencos simples en plástico, también los hay en vidrio, metal, madera o barro. Mientras que algunos están especialmente diseñados para servir como reguladores de la voracidad.Comederos altos en perros

¿Cómo dar con el modelo ideal para cada mascota?

Los dos primeros aspectos que deben revisarse son la profundidad y el diámetro. Cuanto más grande sea el animal, mayor serán las cantidades de sólidos y líquidos que deberá soportar su plato elevado. Por el contrario, si se trata de razas pequeñas, los envases no tienen por qué ser muy amplios.

Cuando el canino tiene la cara chata, los modelos recomendados son aquellos más anchos que profundos. De esta forma podrán alcanzar sus alimentos, sin batallar en exceso para lograrlo.

Además del tamaño, la edad y la personalidad de cada ejemplar son otros aspectos a considerar. Para perros muy juguetones o que se destaquen por ser desordenados, lo recomendado es no colocar el tazón de la comida junto al del agua.

En la mayoría de los casos, solo ventajas con un plato elevado

No todas las mascotas pueden valerse de un plato elevado. Aquellos que hayan sufrido alguna torsión gástrica lo tienen prohibido. Entre otras cosas porque los riesgos de que estos episodios repitan son demasiado elevados.

Tampoco están muy recomendados con perros que excesivamente ansiosos. Esto sucede porque, en lugar de comer, se limitan a aspirar y a tragar los alimentos, los mismos comportamientos que exhiben al tomar agua. El peligro para estos canes está en que se atraganten.

Por todo ello, aunque la zona de comida parezca una ‘zona de guerra’, mientras tu mascota no consiga dominar sus ansias de comer, deberá usar los comederos ‘tradicionales’ colocados a ras del suelo. Y a ti, como su responsable, te tocará limpiar este rincón al menos una vez al día.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias