EN LOS CONTACTOS TAMBIÉN HA PARTICIPADO UN ALTO CARGO DEL MINISTERIO DE INTERIOR

El PP y Bárcenas cierran un pacto tras un año de negociación a través del diputado García-Tizón

barcenas-ok
Luis Bárcenas, durante el juicio celebrado por su despido como tesorero del PP (Foto: Efe)

La decisión de Luis Bárcenas de retirar la acusación contra el PP en el llamado caso de los ordenadores es el resultado de una negociación que se ha prolongado durante más de un año, en la que el veterano diputado popular Arturo García-Tizón ha actuado como intermediario.

El objetivo de este acuerdo extrajudicial sería lograr el archivo de la causa sobre la destrucción de los ordenadores de Bárcenas –en la que el PP está imputado como persona jurídica– y "reducir daños" en el caso Gürtel, cuyo juicio se inicia el próximo 4 de octubre. Todo ello, en un momento especialmente delicado, en el que las causas judiciales abiertas por casos de corrupción enturbian los intentos de Mariano Rajoy de recabar nuevos apoyos para ser investido presidente.

¿Qué consigue Bárcenas a cambio? Al menos, el compromiso de que la Fiscalía dará el trato más favorable posible a su mujer, Rosalía Iglesias, que afronta una petición de pena de 24 años de prisión en el caso Gürtel.

Según las fuentes populares consultadas por OKDIARIO, las negociaciones entre Luis Bárcenas y el PP se han prolongado durante más de un año por una doble vía. Por un lado, el ex tesorero se ha mantenido en contacto con un alto cargo del Ministerio de Interior –cuya identidad es el secreto mejor guardado de la negociación– para desbrozar los aspectos judiciales de las causas que pesan contra él.

El ‘número 2’ de Hernández Mancha

Por otro lado, el diputado del PP Arturo García-Tizón ha actuado como intermediario para abordar los aspectos políticos de la negociación. García-Tizón es el hombre más indicado para ello, pues mantiene una estrecha amistad con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y su marido, Ignacio López del Hierro, con el que coincidió en el consejo de administración de la quebrada Caja Castilla-La Mancha.

García-Tizón y Luis Bárcenas se conocen desde los tiempos de la antigua Alianza Popular, en la que el primero fue secretario general bajo la presidencia de Antonio Hernández Mancha, desde 1987 a 1989. El diputado tiene una sólida formación jurídica, como abogado del Estado. Más recientemente, entre 2011 y 2015, García-Tizón ha sido presidente de la Diputación provincial de Toledo, durante la etapa de Cospedal del Gobierno autonómico de Castilla-La Mancha.

La tormenta de nervios se desató el pasado 29 de julio en la sede nacional de la calle Génova cuando la Sala que juzgará la primera etapa del caso Gürtel (1999-2005) aceptó que durante el juicio declaren como testigos los ex dirigentes del PP Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes, Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja.

Tanto la defensa de Bárcenas como la Fiscalía Anticorrupción habían solicitado estas comparecencias para aclarar la financiación de las campañas electorales del PP, así como la adjudicación de contratos públicos a empresas que han realizado donaciones al partido.

El PP, imputado por los ordenadores

De este modo, el juicio del caso Gürtel que se inicia el próximo 4 de octubre –a las puertas de unas terceras elecciones generales, si fallan los intentos de Rajoy de ser investido presidente– se convertirá en un escaparate mediático en el que declararán como testigos, uno detrás de otro, los principales líderes del PP de las dos últimas décadas.

Como consecuencia de ello, a lo largo de todo el mes de agosto se han intensificado las presiones sobre Luis Bárcenas, con el diputado García-Tizón como principal interlocutor, para alcanzar un acuerdo que permita aliviar la situación procesal del PP.

Durante la última semana se han producido las fechas clave que han conducido a este pacto. La juez que instruye el caso de los ordenadores notificó a las partes el pasado día 7 un escrito en el que la Fiscalía pide el archivo de la causa abierta contra el PP, por considerar que no se puede dar credibilidad al testimonio de Luis Bárcenas sobre el contenido de los discos duros.

La representación legal del ex tesorero presentó 48 horas después, el viernes día 9, un recurso en el que se opone a la tesis del fiscal y pide que siga adelante la causa, en la que están imputados la actual tesorera del PP, Carmen Navarro, el informático José Manuel Moreno, el asesor jurídico del partido, Alberto Durán, y el propio PP como persona jurídica.

Apelarán a la ‘doctrina Botín’

Pero tan sólo cuatro días después, Luis Bárcenas ha cambiado completamente de criterio. Como ha adelantado en exclusiva OKDIARIO, este martes el ex tesorero comunicaba oficialmente al Juzgado su decisión de retirar la acusación contra el PP en el caso de los ordenadores. Cuatro días que han resultado cruciales para cerrar el acuerdo extrajudicial entre ambas partes.

Un pacto que va más allá y pretende desactivar también el juicio del caso Gürtel que se ha convertido en una bomba de relojería para los populares. Durante los siete años de instrucción de esta causa, Bárcenas ha utilizado la estrategia del palo y la zanahoria, dejando la puerta abierta a un acuerdo pero recordando a la dirección del PP que tiene todavía numerosas pruebas que pueden resultar demoledoras para su antiguo partido.

Pero la consecuencia más inmediata de la decisión de Bárcenas afecta al caso de la destrucción de los ordenadores. En principio, sigue adelante la acusación popular ejercida por el PSOE, Izquierda Unida (IU), Los Verdes y la asociación Justicia y Sociedad. Pero lo más probable es que toda la causa se venga abajo.

López del Hierro no tiene "ni idea"

Aun cuando finalmente se abra juicio oral, el PP podría esgrimir la doctrina Botín para solicitar el archivo definitivo, puesto que ni la Fiscalía ni el principal perjudicado (Luis Bárcenas) ejercen la acusación. Una estrategia que, sin embargo, no ha servido para librar del banquillo a la infanta Cristina en el caso Urdangarin.

Fuentes oficiales del PP han negado haber negociado ningún tipo de pacto o acuerdo con Bárcenas. A preguntas de OKDIARIO, el marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro, también ha negado rotundamente haber participado en la negociación de cualquier acuerdo extrajudicial con el ex tesorero del PP.

"Es un disparate, un camelo", ha declarado a este diario, "ni he visto a Bárcenas ni he hablado con él, ni sobre los ordenadores ni sobre nada. Y quien diga lo contrario es un gilipollas, podéis publicarlo así", ha recalcado. López del Hierro ha añadido que no tiene "ni idea" de si el diputado García-Tizón ha participado en los contactos para cerrar el acuerdo con Bárcenas.

Por su parte, el diputado Arturo García-Tizón ha remitido a OKDIARIO el siguiente comunicado, acogiéndose a la Ley 2/1984, de 26 de marzo, de Derecho de Rectificación: "En relación con la noticia aparecida el 14 de septiembre del presente año, firmada por M.A. Ruiz Coll, en la que se me atribuyen distintas actuaciones de mediación con el señor Bárcenas durante el último año, debo señalar que son rotundamente falsas".

"Desde hace más de 20 años no he tenido ninguna relación personal ni contacto con el Sr. Bárcenas por lo que es imposible que haya actuado como intermediario en mediación alguna, menos aún para que se retire ninguna acusación", añade García-Tizón.

Últimas noticias