Detienen a un médico de los Mossos que huyó de España tras ser condenado a 15 años por violar a su hija

Martorell de la Capilla
La ficha policial difundida por la Interpol para localizar al fugitivo Francisco de Paula Martorell de la Capilla.
Comentar

Agentes de la Policía Nacional y de los Mossos d’Esquadra han detenido este domingo en el municipio de Palafrugell (Gerona) a un individuo de 63 años que se encontraba huido de la justicia desde diciembre de 2013, cuando fue condenado por la Audiencia Provincial de Barcelona a 15 años de cárcel por un delito de agresiones sexuales continuadas a su hija.

Se trata de Francisco de Paula Martorell de la Capilla, quien trabajaba como facultativo para los Mossos, contratado por el servicio médico de la Dirección General de la Policía de la Generalitat. Ha sido detenido este domingo en la casa de su hermano en Palafrugell, donde ocultaba su identidad: salía pocas veces de casa y cuando lo hacía se cubría el rostro con unas gafas, barba, una bufanda y una gorra.

Según la información recabada por OKDIARIO, tras huir de la Justicia en 2014 residió durante un tiempo en Colombia e intentó establecerse en Perú, antes de regresar a España. Ante los intentos infructruosos por localizarle, la Policía difundió su foto y sus datos personales a través de la página EU Most Wanted de la Interpol con el siguiente mensaje: “Puede estar utilizando una identidad falsa para trabajar o, incluso, podría estar colaborando con alguna ONG que proporciona asistencia médica a los países más pobres”.

El propio ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, también hizo un llamamiento en las redes sociales el pasado mes de enero para obtener cualquier información sobre el fugitivo: “¿Le has visto o sabes algo de él? Está condenado por abusar sexualmente de su hija. Cualquier información es buena para encontrarle”, escribió  Zoido en Twitter.

Francisco de Paula Martorell de la Capilla huyó de España después de que la Audiencia de Barcelona le condenara a prisión y considerara probado que abusó sexualmente de su hija, de forma reiterada, desde que la pequeña tenía siete años hasta que cumplió los 15.

Según la sentencia, la niña sufrió un “infierno” y un auténtico “calvario”. Los abusos se producían generalmente durante el régimen de visitas, ya que los padres se habían separado. Tras sufrir durante ocho años esta situación, la niña comenzó a tener ideas suicidas, por lo que la madre la llevó al servicio de psiquiatría del Hospital Clínic de Barcelona. Fue entonces cuando la joven se atrevió a confesar los hechos.

Según relató luego al juez, el primer episodio de abusos se produjo en Valencia. Pero el entonces médico de los Mossos también forzó sexualmente a su hija durante un viaje a Chile por la muerte de la abuela materna, y en una visita al valle de Arán, donde habían acudido a esquiar. Siempre según la sentencia, el ocasiones el padre le ponía películas porno y le obligaba a practicarle felaciones. Otra vez, la niña intentó grabar las agresiones para denunciar los hechos, pero el padre lo descubrió y la volvió a violar.

Después de que la madre de la niña denunciara los hechos, en 2010, Francisco de Paula Martorell –perteneciente a una conocida familia de Cataluña– fue detenido y los Mossos solicitaron al Instituto Catalán de Salud (ICS), dependiente de la Generalitat, que le apartara cautelarmente de sus funciones. Durante los últimos meses, la Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra han desarrollado una investigación conjunta para localizarle.

Últimas noticias