Fallas 2019

Fallas 2019: Origen de las Fallas de Valencia

Origen de las Fallas de Valencia
¿Cuál es el origen de las Fallas de Valencia?

El origen de las Fallas de Valencia se remonta al siglo XV y a una tradición de los carpinteros ante el equinoccio de primavera.

Las Fallas son sin duda alguna el gran evento festivo de cuantos se dan en Valencia. Una gran celebración marcada por los "Ninots" y la pirotecnia que cada año recibe a un mayor número de asistentes, pero ¿sabemos realmente cuál es su orígen?.

Las fallas representan grandes escenas de papel maché sobre madera que se pueden encontrar en toda la ciudad durante los últimos días del festival (del 15 al 19 de marzo) de dos semanas que se celebra en Valencia. Cada falla consta de varias muñecos, llamados ninots, que a menudo satirizan a los medios de comunicación locales, nacionales e internacionales y a las celebridades políticas.

El Origen de las Fallas de Valencia

El origen de las Fallas, data de la Edad Media como una celebración pagana del equinoccio de primavera. Los orígenes de cómo se celebran hoy Las Fallas se remontan a 1497, cuando los carpinteros de la ciudad, en vísperas de la fiesta de su patrón San José, quemaban trastos viejos con otros artilugios de madera que usaban para los candiles con los que se iluminaban durante los meses de invierno.

Los carpinteros salían a las puertas de su talleres en las calles y plazas públicas, para quemar estos elementos ya que la llegada de la primavera significaba que no iban a tener que utilizar más los candiles para iluminarse.

A medida que pasaron los años, los carpinteros decoraron las estructuras que quemaban con forma humana y ya en el siglo XVIII, aparecieron los primeros grupos de personajes muy parecidos a los que se pueden ver hoy en día.

A partir de 1870  festejos populares como el Carnaval y las Falla comenzaron a ser perseguidos, de modo que surgió en 1885 un movimiento en defensa de las tradiciones, junto con la revista "La Traca" que concedía premios a los mejores monumentos falleros. Esto provocó que naciera una competición entre vecinos dando  lugar al nacimiento de la falla artística, en la que se le daba mucha importancia a la estética, pero también comenzaba a aparecer la crítica social.

No fue hasta 1901 cuando el Ayuntamiento de Valencia, concede los primeros premios municipales a las mejores Fallas. Comenzaba así la fiesta tal y como es conocida en la actualidad.

Las Fallas en la actualidad

Hoy en día, cada barrio patrocina su propia falla llegando a contar hasta casi 400 fallas cada año. Algunas de estas fantásticas creaciones tardan muchos meses en construirse, las más caras cuestan hasta 200.000 euros.

La falla más cara y extravagante jamás construida, sin embargo, costó casi un millón de euros. Esto fue en 2008, justo antes de la embestida de la crisis económica mundial. Desde entonces, el gasto en las fallas ha disminuido cada año. Sin embargo, son una delicia para la vista, si tenemos en cuenta que algunas de ellas llegan a tener una altura de 30 metros.

Lo último en Fallas 2019