PSOE y Más Madrid pactan una subida fiscal de 3.600 millones si derrotan a Ayuso

precio gas
Pedro Sánchez e Íñigo Errejón.

Isabel Díaz Ayuso ha anunciado ya la continuación del programa de rebajas fiscales en Madrid en caso de que logre mantener la gobernabilidad de la Comunidad en las elecciones del 4 de mayo. Pablo Iglesias, el nuevo candidato de Podemos en estos comicios autonómicos, quiere lo contrario: eliminar la totalidad de las rebajas ya aprobadas en IRPF, Sucesiones, Donaciones y Patrimonio. Y el resto de la izquierda cuenta directamente con un pacto para subir los impuestos a los madrileños en 3.600 millones de euros. Un pacto que ha sido plasmado a un mes de las elecciones y que ha sido trasladado a la Asamblea de Madrid para intentar anticipar las subidas fiscales por parte del PSOE y de Más Madrid.

Las formaciones de Pedro Sánchez (y su líder madrileño Ángel Gabilondo) y de Íñigo Errejón (y su candidata Mónica García) propusieron hace un mes en la Asamblea de Madrid diversas subidas de impuestos y la eliminación de todo un largo listado de bonificaciones en vigor que pueden suponer a los contribuyentes madrileños todo un golpe fiscal: nada menos que tener que afrontar un coste adicional de más de 3.600 millones de euros, cantidad que saldría directamente de sus bolsillos y que afectaría de una u otra forma a todos los niveles de renta. Y si la izquierda llega al poder en la Comunidad de Madrid, evidentemente, esa subida de impuestos será un objetivo prioritario del nuevo Ejecutivo autonómico.

Concretamente, con esa subida diseñada, cada contribuyente madrileño tendría que asumir una carga fiscal adicional de 1.066 euros.

PSOE y Podemos casualmente han presentado proposiciones de ley de forma simultánea y contenido plenamente complementario y penalizador de los contribuyentes. Traducido: que trabajan de forma pactada y caminan en idéntica dirección.

Ambas formaciones lo han hecho a través de la presentación de enmiendas a la proposición de Ley 5/2020 sobre Deducciones de la Comunidad de Madrid en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

De esta forma, la enmienda a la totalidad presentada por el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid tendría, en caso de salir adelante, un coste de 1.275,3 millones de euros, y afectaría, no sólo al IRPF, sino a otra serie de impuestos como Patrimonio, Sucesiones y Donaciones o Transmisiones Patrimoniales, entre otros. Se trata, más que de una enmienda a la proposición de Ley, de una enmienda a la totalidad a la legislación sobre tributos cedidos a las comunidades autónomas.

Por otra parte, las ocho enmiendas parciales presentadas por el Grupo Parlamentario de Más Madrid en la Asamblea madrileña tendrían un coste para el bolsillo de los contribuyentes madrileños que podría alcanzar los 2.327,37 millones de euros, y tienen que ver con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y sobre el Patrimonio.

Tramo superior

La enmienda del PSOE recogía, en relación al IRPF, la creación de un tramo superior en la escala autonómica aplicable a la base liquidable general. El texto de Gabilondo exigía la adición de un tramo superior en la escala autonómica aplicable a las bases liquidables superiores a 78.907,20 euros incrementando también el gravamen marginal máximo que pasaría del actual 21% al 22,5%.

De acuerdo con los datos de Hacienda, la elevación de la tarifa autonómica podría afectar a casi 150.000 contribuyentes madrileños. Dicha elevación supondría un impacto recaudatorio de 160 millones de euros.

Los socialistas también quieren limitar la deducción por cuidado de ascendientes, recortar la deducción por el pago de intereses de préstamos a estudios de Grado, Máster y Doctorado, y rebajar la deducción del pago de intereses de préstamos para la adquisición de vivienda por jóvenes menores de treinta años.

En relación con el Impuesto sobre el Patrimonio, el PSOE pretende reducir la actual bonificación autonómica aplicable a todos los contribuyentes residentes en la Comunidad de Madrid, desde el 100% al 50%. Esta reducción de la bonificación supondría un incremento de las cuotas a ingresar por los contribuyentes residentes en la Comunidad de Madrid de 452,5 millones de euros.

No obstante, debido a la regulación de la bonificación en la actualidad, en estos momentos, sólo resultan obligados a declarar por el impuesto los contribuyentes que tienen bienes y derechos cuyo valor acumulado es superior a 2 millones de euros. Al reducir la bonificación también pasarían a estar obligados a pagar el tributo aquellos contribuyentes que tengan un patrimonio neto superior al mínimo exento (700.000 euros). Por ello, la reducción de la bonificación podría suponer un incremento de las cuotas a ingresar de unos 500 millones de euros.

En relación con el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, Gabilondo propone sustituir las actuales bonificaciones por parentesco en adquisiciones mortis causa (del 99% para los parientes de los grupos I y II de parentesco, del 15% para hermanos y del 10% para tíos y sobrinos), por una bonificación inversamente proporcional a la base imponible (similar al sistema aprobado por otras autonomías como Cataluña, Canarias o La Rioja) que resultaría aplicable a todos los contribuyentes y que depende del grupo de parentesco y de la base imponible del contribuyente. El impacto global supondría un incremento en la tributación de 417 millones. También propone sustituir las actuales bonificaciones por parentesco en adquisiciones inter vivos, con un impacto global en la tributación de 164,3 millones de subida fiscal.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y los tributos sobre el juego también estarían entre las subidas.

Y las enmiendas de Más Madrid, igualmente buscan subidas en el IRPF y Patrimonio. Justo en la misma línea y diseñadas de forma complementaria.

Lo último en España

Últimas noticias