Ministerio de Igualdad

Montero gasta 120.000 € en cambiar de color las letras de la publicidad de Sanidad contra el Covid

El Ministerio de Igualdad sólo ha cambiado el amarillo por el morado y el lema de la campaña de Sanidad para adaptarla a una suya de violencia de género

La ministra de Igualdad politiza la campaña contra la «violencia machista»: mete el morado de Podemos y la palabra «unidas»

Irene Montero
Campaña de Sanidad (arriba) y la de Igualdad (abajo).

El Ministerio de Igualdad, liderado por Irene Montero, ha gastado 120.583,11 euros en diseñar una campaña contra la violencia de género durante la pandemia que es la simple adaptación de un diseño de la campaña del Gobierno «Este virus lo paramos unidos». El precio ha extrañado en el sector de la publicidad ya que fundamentalmente los trabajos realizados se han limitado a cambiar el color el amarillo por el morado y adaptar el texto de la campaña.

La documentación oficial del Consejo de Ministros de este martes recoge un «acuerdo por el que se toma razón de la declaración de emergencia para la contratación del servicio de creatividad, diseño, realización y producción de la campaña de concienciación social contra la violencia de género ante la emergencia de salud pública en relación al Covid-19 en España, por un importe de 120.583,11 euros, IVA incluido».

El Gobierno, además, ha aprobado un gasto de 1,8 millones para el «servicio de compra de espacios en medios de comunicación y otros soportes publicitarios de la campaña contra la violencia de género». Es decir, el dinero destinado para que las televisiones, las radios y los periódicos difundan esta campaña institucional con el lema «La violencia machista la paramos unidas».

La campaña del Ministerio de Igualdad es prácticamente igual en su diseño a la que desarrolló el Ministerio de Sanidad durante la pandemia («Este virus lo paramos unidos»), que luego se modificó para agregar el cuestionado mensaje «Salimos más fuertes». Por tanto, pagar 120.000 euros por «la creatividad, el diseño, la realización y la producción» de esta campaña que es una copia es llamativo.

Al observar la campaña en cuestión se puede apreciar que únicamente, con la misma tipografía pero distinto color, se adapta el texto de «Este virus lo paramos unidos» al de «La violencia machista la paramos unidas». Cuando se dio a conocer la campaña, la decisión de incluir el color violeta fue duramente criticada por la similitud de este tono cromático con el color oficial de Podemos y por incorporar la palabra «Unidas», una de los términos de la coalición electoral Unidas Podemos que ha permitido a Irene Montero llegar al Ministerio. El Partido Popular afeó en su día esta «politización» de la propaganda oficial contra el coronavirus.

Por último, la campaña del Ministerio de Igualdad recoge las vías de contacto para que las mujeres maltratadas reciban la ayuda del Gobierno (los teléfonos 016 y 112 y un servicio de WhatsApp).

Al buscar más contenidos asociados a esta campaña observamos que ni siquiera se ha elaborado una página web específica para mover la información oficial. Únicamente se ha habilitado un apartado en la página de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género para incluir los materiales publicitarios.

Montero gasta 120.000 € en cambiar de color las letras de la publicidad de Sanidad contra el Covid
Apartado de la web del Ministerio de Igualdad para informar de la campaña.

Ahí únicamente aparece la imagen con el texto morado en varias dimensiones (para incluir en Twitter, en Facebook y en Instagram) y en varios idiomas (catalán, vasco, gallego, valenciano e inglés) y un vídeo de 25 segundos que apenas tiene producción detrás y que tampoco justificaría los 120.000 euros. Por otro lado, hay otro cartel que añade el texto «Estamos contigo, todo saldrá bien» que se traduce también al francés, chino, árabe y ruso. Nada más detrás de los 120.000 euros desembolsados.

El objetivo, decía el Ministerio en una nota de prensa, era transmitir a las mujeres víctimas de violencia machista y a su entorno más cercano que los servicios de atención a las víctimas siguen funcionando. Subrayaba que las víctimas de violencia machista pueden salir de casa en una situación de emergencia a pesar de estar en una fase de la desescalada que lo prohíba.

Menos muertes

Durante el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo, se han producido cuatro muertes por violencia de género a falta de confirmación judicial. La primera fue en Almassora (Castellón) el 20 de marzo; la segunda, una anciana de 78 años el 4 de abril en Las Palmas de Gran Canaria; la tercera, una mujer de 65 años en Gerona el 27 de mayo; y la cuarta, otra de 51 años en Esplugas de Llobregat (Barcelona).

Además, ha habido otros dos casos que el Gobierno pensaba que eran víctimas de este tipo pero finalmente no era así. otra mujer de 48 años fue hallada muerta en Corbera de Llobregat (Barcelona). Sin embargo, aunque el Gobierno incluyó inicialmente este caso en el registro oficial de víctimas mortales, posteriormente rectificó y fue excluida del conteo oficial. El otro caso fue otra muerte en Valladolid tras una caída desde la ventana de su casa. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en un principio confirmó el crimen machista, pero luego la pareja de la mujer fue puesto en libertad y se acordó «el sobreseimiento provisional» del caso.

Se trata de una bajada de víctimas mortales en comparación con el mismo periodo en otros ejercicios. En 2019, entre los meses de marzo a mayo se contabilizaron 12 fallecimientos.

Lo último en España

Últimas noticias