Crisis del coronavirus

Moncloa oculta si Sánchez se ha sometido a nuevos test tras los contagios en su entorno: «Está bien»

coronavirus
Pedro Sánchez y Carmen Calvo en el Congreso el pasado 18 de marzo. (Foto: EFE)

La Moncloa no aclara si Pedro Sánchez se ha sometido a nuevos test diagnósticos de coronavirus tras confirmarse varios casos en su entorno, como el de su madre, su suegro o la vicepresidenta Carmen Calvo, la última miembro del Ejecutivo en dar positivo en las pruebas. Según fuentes gubernamentales, el presidente «se encuentra bien y siguiendo las recomendaciones».

Sánchez se sometió a la prueba tras confirmarse el positivo de Irene Montero, ministra de Igualdad, el pasado 12 de marzo, cuatro días después de asistir a las marchas feministas del 8M. Los test se realizaron entonces a todos los miembros del Consejo de Ministros, y revelaron también el contagio de Carolina Darias, ministra de Política Territorial.

Sólo dos días más tarde se confirmaba que Begoña Gómez, esposa del dirigente socialista, estaba infectada. La información se reveló poco después de que un convulso Consejo de Ministros aprobase el decreto del estado de alarma, que, entre otras medidas, establece la limitación de movimientos a los ciudadanos. Entonces, Moncloa informó que tanto Gómez como Pedro Sánchez se encontraban bien. «Ambos se mantienen en La Moncloa y siguen en todo momento las medidas de prevención establecidas por las autoridades sanitarias», informaron fuentes gubernamentales.

En las mismas fuentes se afirmó que Sánchez había «dado negativo en las pruebas» y seguía las «recomendaciones de expertos y autoridades sanitarias». Pero no se aclaró si esas pruebas eran nuevas, tras el positivo de Gómez, o correspondían a las que se había realizado unos días antes, lo que levantó suspicacias sobre si Gómez, en realidad, estaba contagiada desde antes del anuncio.

Este pasado fin de semana, OKDIARIO reveló dos nuevos positivos, en el entorno más cercano del presidente: su madre -que también había acudido a la manifestación del Día de la Mujer- y su suegro estaban contagiados. Y, este miércoles, Carmen Calvo se sumó a la lista de contagios. La vicepresidenta -que ya ha sido dada de alta- llevaba desde el lunes ingresada en la clínica privada Ruber, de Madrid, por una infección respiratoria y, tras un negativo no concluyente, confirmó su diagnóstico.

Cuatro positivos

Pese a que su estado de salud sea bueno, el líder socialista debe guardar cuarentena, como corresponde a quienes se consideran contacto estrecho de un afectado. Es decir, según el propio protocolo de Sanidad, «convivientes, familiares y personas que hayan estado en el mismo lugar que un caso mientras el caso presentaba síntomas a una distancia menor de 2 metros durante un tiempo de al menos 15 minutos».

Sánchez tiene ni más ni menos que hasta cuatro positivos en su entorno más próximo. Contando desde el 15 de marzo, cuando se conoció el positivo de su esposa, estaría obligado a permanece en aislamiento domiciliario hasta al menos el 29 de marzo.

Sin embargo, el socialista ha incumplido esa obligación médica en distintas ocasiones. Hasta acudió al Congreso dos veces. La última, este miércoles, para defender la prórroga del decreto del estado de alarma.

La actitud choca con la de otros dirigentes extranjeros como Angela Merkel, confinada desde hace unos días tras su contacto con un médico infectado, o Justin Trudeau, que ofrece las ruedas de prensa desde la puerta de su domicilio.

Lo mismo ocurre en el caso de Pablo Iglesias. El vicepresidente social debía cumplir cuarentena hasta este jueves por el contagio de Irene Montero.De hecho, tras conocerse el positivo de Montero, él mismo anunció en Twitter: «No tengo coronavirus. Por delante me quedan 14 días de cuarentena cuidando a mi familia y trabajando por medios telemáticos. Gracias a los profesionales de la sanidad pública; sois los héroes y heroínas de nuestro país».

Sin embargo, el líder de Podemos incumplió ese confinamiento en cuatro ocasiones. La última, acudiendo al pleno este miércoles. La primera, cuando asistió en La Moncloa al Consejo de Ministros extraordinario en el que se aprobó el decreto del estado de alarma.

Él mismo excusó que se lo había pedido el presidente Pedro Sánchez al no haberse podido legalmente habilitar un sistema telemático. Esa justificación, en cambio, se pone en cuestión, ya que el Ejecutivo había aprobado unos días antes la opción de realizar a distancia las reuniones del Consejo de Ministros.

Lo último en España

Últimas noticias