La Mesa del Congreso debatirá si amonesta a Cañamero por "intimidar" a Catalá

Diego Cañamero
El diputado de Podemos y activista jornalero andaluz Diego Cañamero (i), frente al ministro de Justicia, Rafael Catalá (d) (Foto: Efe)

La Mesa del Congreso estudiará en su reunión de este martes si cabe algún tipo de apercibimiento al diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero por "intimidar" al ministro de Justicia, Rafael Catalá, después de acercarse a su escaño en el hemiciclo con unos carteles pidiendo la libertad de Andrés Bódalo.

La Mesa analizará mañana esta posibilidad, según confirmaron fuentes parlamentarias, tras recordar que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no pudo llamarle al orden la semana pasada porque cuando ocurrió el incidente el pleno aún no había comenzado.

Las mismas fuentes han explicado que todos los grupos de la Cámara han sido informados de que la Mesa analizará si se le puede aplicar algún tipo de apercibimiento y han asegurado que tanto el PP como el PSOE y Ciudadanos han coincidido en la necesidad de que ese "escrache" no se quede sin amonestación.

Fue el pasado miércoles cuando unos minutos antes de que se iniciara el pleno Cañamero llegó a la sesión de control al Gobierno con sendos carteles con los rostros de Iñaki Urdangarin y Andrés Bódalo con el lema "Urdangarin, en libertad en Suiza", "Bódalo, un año en prisión en Jaén".

El diputado y activista jornalero andaluz se acercó dentro del hemiciclo con esos carteles hasta la bancada que ocupan los miembros del Gobierno y en concreto al escaño de Catalá, hasta situarse a escasos centímetros de él.

Cañamero quería denunciar con esa actuación la "doble vara de medir" de la justicia española, que, a su juicio, "maltrata" y mete en prisión a personas que "roban gallinas" mientras que otros "viven a cuerpo de rey".

No es la primera vez que Cañamero y otros diputados de Podemos, entre ellos su líder, Pablo Iglesias, reclaman la libertad de Bódalo en el Congreso y fuera de él.

El pasado 4 de marzo Iglesias visitó a Bódalo en la cárcel de Jaén y allí denunció que mientras Rodrigo Rato, Miguel Blesa o Iñaki Urdangarin siguen libres, el dirigente del SAT sigue en la cárcel "por hacer sindicalismo".

Andrés Bódalo cumple una condena de tres años y medio desde el 30 de marzo del año pasado por agredir a un edil socialista de Jódar (Jaén) en 2012.

Lo último en España