Juicio al 'procés'

Marchena avisa a defensas y acusaciones: el Supremo no permitirá ‘cineforum’ de los vídeos del 1-O

Marchena avisa a defensas y acusaciones: el Supremo no permitirá ‘cineforum’ de los vídeos del 1-O
Marchena se reúne con las partes del juicio

Han sido numerosas las interrupciones de Marchena a los últimos testigos de las defensas por considerar que usaban sus declaraciones como mensajes de propaganda separatista.

El presidente del tribunal encargado de juzgar en el Supremo a los líderes independentistas catalanes, el magistrado Manuel Marchena, se ha reunido con todas las partes de la causa -abogados, fiscales, letrados del Estado y acusación popular de Vox- para comunicarles que no admitirán comentarios ni valoraciones durante la proyección de los vídeos del 1-O.

La Sala trata de evitar que la proyección de las imágenes -prevista para la práctica de la prueba documental los próximos 28, 29 y 30 de mayo– se convierta en un ‘cineforum‘ sobre el alcance, el contenido y la interpretación de lo ocurrido en los centros de votación durante el referéndum ilegal de Cataluña. Además, la decisión de los magistrados procura que la causa no se prolongue innecesariamente de manera que puedan sentarse a deliberar, a la mayor brevedad posible, para dictar una sentencia que se conocerá en otoño.

Los abogados de los líderes independentistas catalanes, acusados de rebelión y sedición, el Ministerio Público, la representante de la Abogacía del Estado y los letrados de la acusación popular, deberán limitarse a tomar notas y, en su caso, podrán utilizar las mismas para las alegaciones que habrán de reflejar en sus escritos de conclusiones.

Tras la constitución de las Cortes Generales, mañana martes, el juicio retomará su calendario previsto esta semana -con señalamientos los días 22 y 23- para dar paso al comienzo a la práctica de las pruebas periciales. A continuación, el visionado de las grabaciones presentadas por las partes para el esclarecimiento de lo ocurrido en los colegios electorales catalanes, durante las intervenciones policiales, el 1 de octubre de 2017. También se incluirán diferentes fragmentos de la concentración protesta, finalizada en asedio, convocada el 20-S, por las entidades separatistas ANC y Òmnium Cultural, frente a la Consejería de Economía de la Generalitat de Cataluña.

Será en la primera semana de junio cuando el Supremo fije las fechas definitivas para la presentación de los informes finales de las partes. Las acusaciones dispondrán de un día completo y se reservarán 3 jornadas para las intervenciones de todas las defensas. En último término, turno de palabra para los acusados.

Que se vean los vídeos

La insistencia de los letrados de las defensas en que los vídeos se proyectasen de manera simultánea a las declaraciones de los testigos, fue rechazada por el tribunal que descartó convertir el visionado de imágenes en un ejercicio de contradicción con las versiones prestadas por éstos, así como alargar en el tiempo la práctica de la prueba testifical.

La decisión del Supremo de no permitir la reproducción de los vídeos del 1-O hasta que hubiesen finalizado los interrogatorios a testigos y peritos, ha llevado a los abogados de las defensas a protestar, de manera insistente, durante las sucesivas sesiones, al ver frustrada su intención inicial de desacreditar los testimonios prestados por los guardias civiles y policías nacionales citados por la Fiscalía. Hasta el extremo de que la fiscal Consuelo Madrigal, recordaba que no se está juzgando a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que actuaron en cumplimiento de un mandato judicial.

Los siete magistrados que integran la Sala mantienen su criterio de no convertir la práctica de la prueba en un espectáculo televisado. Por ello han rechazado convertir las futuras proyecciones de los vídeos en un coloquio de opiniones al igual que han evitado, hasta la fecha, que las intervenciones de quienes estuvieron presentes durante los hechos -objeto de conocimiento en la causa- se tradujesen en una colección de consignas políticas a favor de los líderes secesionistas.

 

Lo último en España