CATALUÑA

Junqueras levanta el veto al PSC tras la sedición y negocian “grandes acuerdos de país sin líneas rojas”

Salvador Illa
Pere Aragonés y Salvador Illa. (Foto: EP)
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

La inconstitucional derogación del delito de sedición a la carta de los golpistas ha servido para desbloquear la política catalana. Pere Aragonés ya tiene vía libre para pactar con el PSC. El presidente de su partido, Oriol Junqueras, ha bendecido cualquier pacto con los de Salvador Illa después de la admisión a trámite en el Congreso de la derogación del delito por el que fue condenado. ERC y PSC ya se han puesto manos a la obra para negociar y alcanzar “grandes acuerdos de país, sin líneas rojas».

Tras quedarse en minoría, por la dimisión de los consejeros de Junts, los votos del PSC y los Comuns son imprescindibles para Aragonés. De ellos depende que pueda seguir gobernando hasta 2024, como es su voluntad, o verse obligado a convocar elecciones antes de hora. Los junteros, en estas semanas en la oposición, ya le han dejado claro que no se lo iban a poner fácil. Así que al president sólo le queda echarse en brazos del partido de un Illa dispuesto a todo.

Con los Presupuestos catalanes todavía sin aprobar, y con el PSC dispuesto a convalidarlos, la luz verde que le ha dado Junqueras a Aragonés ha reabierto una nueva vía hacía la estabilidad. El ex vicepresidente de la Generalitat era el principal obstáculo para pactar nada con los de Salvador Illa. Es más, tal como verbalizó él mismo, se lo llegó a prohibir al president alegando que en el PSC «aplaudieron nuestro encarcelamiento». Rechazó el ofrecimiento del líder de los socialistas catalanes.

Pero ahora ya en libertad, y con el Gobierno de Pedro Sánchez entregado a la causa separatista y a dejar sin efecto las condenas impuestas y facilitar el retorno de los fugados, «todo es más fácil», apuntan en su entorno. Por eso, habiendo comprobado que la derogación del delito de sedición «iba en serio», Junqueras ha decidido facilitar las cosas a Aragonés. Empezando por las cuentas públicas.

Fuentes de Palau señalan ahora que los socialistas pasan a «ser la prioridad» a la hora de tejer alianzas. Y no sólo con los Presupuestos. Con la mesa de negociación a punto de reunirse de nuevo, en Esquerra esperan que este nuevo marco de relaciones «pueda dar más frutos que hasta ahora». En el entorno de Pere Aragonés están convencidos que «con el PSC podemos agotar la legislatura».

Los de Junqueras están dispuestos a darle tranquilidad a Sánchez cuatro años más, si tras la derogación llega la amnistía y un referéndum. Ambas cosas, como mínimo en público, difíciles de asumir por ahora para el PSOE. Aunque cabe recordar que también parecían imposible los indultos y la derogación de la sedición, a juzgar por las palabras del líder socialista, y lo ha acabado haciendo. Por retener el poder.

Lo último en España

Últimas noticias