Entrevista con Jaime Malet, Presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España

Jaime Malet: “Cataluña ha perdido inversiones y empleo de empresas norteamericanas y va a perder aún más”

fuga empresas cataluña
El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet (Foto: AmCham Spain).

Jaime Malet (Barcelona, 1964) es el Presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España desde 2002, una institución con 300 empresas socias, entre las que se encuentran las grandes multinacionales estadounidenses con presencia en España como Coca Cola, HP Hewlet Packard, General Electric, Pfizer o Dow Chemical. También representa a empresas españolas con intereses en Estados Unidos. Malet asegura que las empresas estadounidenses con presencia en Cataluña tienen miedo por la inseguridad jurídica que puede crear el proceso independentista, con una doble legalidad en Cataluña. OKDIARIO habla con Malet desde Nueva York, donde se se encuentra preparando la visita de Mariano Rajoy la próxima semana a Estados Unidos.

Pregunta.- ¿Las empresas  norteamericanas miran a España más atentamente con lo que pueda suceder en Cataluña?

Respuesta.-Tenemos 288 socios y cerca de 250.000 millones de volumen de negocio. No representamos sólo a empresas de Estados Unidos, sino también en España, entre ellas la mayoría del IBEX 35, y nuestra posición es consistente: hay una percepción de riesgo, que viene derivada de la situación política y social. No porque vaya a haber independencia, sino por lo que que se está haciendo y diciendo por parte de líderes políticos y de administraciones que no cumplen con la legalidad. Todo eso no es bueno para la inversión.

"Hay una percepción de riesgo por lo que que se está haciendo por parte de líderes políticos y de administraciones que no cumplen con la legalidad"

P.-¿Cómo ve esa inversión la situación?

R.-Hasta ahora ha habido muchos inversores que se han tomado esto en serio, y ha ha habido un lucro cesante, con operaciones que se pueden haber perdido por este “rollo” de fondo, pero si yo fuese la administración catalana, ahora lo que me preocuparía es perder ya no solamente posibles inversiones futuras, sino perder domicilios fiscales de compañías españolas. Y entre ellas, catalanas. Compañías españolas y extranjeras que no quieren someterse a una inseguridad jurídica tan grande y a una doble legalidad que es a lo que parece nos están conduciendo.

P.-¿Se han paralizado inversiones en Cataluña por el desafío secesionista?

R.-Sí, hay un proceso de selección de lugares para invertir, y algunas veces (muchas menos de las que la gente piensa, porque hasta ahora ha sido muy difícil desgajar lo que era España en su conjunto de lo que es Cataluña pero sí que en varias ocasiones), el ruido ha llegado mucho a los decisores y al final han decidido mover el dinero a otros lugares por esta razón. Tengo constancia de que eso ya ha ocurrido algunas veces.

P.- ¿Hay miedo a la independencia por parte de las empresas USA?

R.-No hay miedo a la independencia, sino miedo a que se cree una inseguridad jurídica con dos administraciones paralelas y con la exigencia de pagar impuestos u otras cosas por un mismo hecho imponible .

P.-En la economía se suele decir que el dinero es cobarde…¿ se ha hecho más temeroso aún ante la situación política que hay en Cataluña?

P.-A los inversores no les gusta el lío, pero si hay gente que invierte en Siria o Irak, pues seguramente hay gente que invertirá en cualquier sitio. Y Cataluña es un lugar con una situación privilegiada, con unas magníficas infraestructuras, siete millones y medio de habitantes, con un nivel de vida bastante alto, por lo que es un sitio muy atractivo para invertir. Pero si ves problemas, puedes perfectamente decidir irte a otro lugar que tenga las mismas características pero que no suponga riesgo político.

P.-¿Existe un peligro real de que muchas empresas se marchen de allí?

R.-Cambiar el domicilio fiscal en España es muy sencillo, gracias a la Ley de Sociedades Anónimas. Con un acuerdo del Consejo de Administración no se necesita ni Junta de Accionistas, se puede cambiar de un lado a otro. Y yo me pongo en la situación de cualquier empresario o directivo que recibe una carta diciéndole que ha de pagar unos impuestos por el mismo hecho imponible que se le reclama en otra administración, y surge la duda. Puede verse muy tentado a cambiar su domicilio social y desplazar su empresa a otro punto de la geografía española donde no reciba cartas duplicadas por los mismos hechos imponibles.

P.- ¿Correrían riesgo los empleos?

R.-Ese cambio de sede no significa que los empleos se vayan a a ir de un sitio a otro en ese momento, pero sí puede significar el inicio de una tendencia que sería terrible para Cataluña. Pero los empleos y la actividad económica van ligados y todo corre riesgo dependiendo de hasta donde llegue el "lío" y, sobre todo, a largo plazo hay que tener muy claro que esto no es bueno para nadie.

"Actualmente no tenemos relación con la Generalitat. Las entidades empresariales les interesan muy poco y especialmente si no piensan como ellos"

P.-¿Cuál es la relación que mantienen con la Generalitat?

R.-Hemos tenido contactos en el gobierno catalán en el pasado, pero hoy en día no tenemos relación. Tenemos doble sede, en Barcelona y en Madrid, y relación con las 17 comunidades autónomas de toda España, porque ponemos interés allí donde se necesita y se nos precisa. Pero en Cataluña están en un tipo de política en la que las entidades empresariales les interesan muy poco, especialmente si piensan lo contrario que ellos.

P.-¿Hay preparados planes de contingencia en caso de que el 1-O ganara la independencia de Cataluña?

R.-Sí los hay, pero no sólo de las empresas de Estados Unidos. Si es que eso no significa nada, mire, el ‘sí’ va a salir seguro porque como no va a haber referéndum, pues saldrá el ‘sí’ y si lo hay, solamente votarán o al menos una mayoría de los que están a favor de la independencia como es lógico en una cosa que es ilegal. Saldrá un ‘sí’ o un ‘sí’ parcial, pero lo importante no es lo que pase el 1-O sino lo que venga luego. Porque si hay un intento de crear dos legalidades resultaría muy preocupante”.

P.-¿En sus últimas reuniones, qué es lo que se comenta en la Cámara de Comercio americana sobre lo que pasa en España?

R.-Hay un ambiente de preocupación y desconocimiento, y hemos comprobado que hay una necesidad de saber más, de conocer la situación para poder informar a sus centrales, que no preguntaban mucho pero que últimamente y como se ha hecho tanto ruido fuera, pues ahora quieren tener la máxima información posible.

"La independencia de Cataluña es imposible, ningún país del mundo se rompe porque lo quiera un 8 % de su población"

P.-¿Ve factible una República de Cataluña independiente?

R.-La independencia es imposible, no hay ningún país en el mundo que, porque lo quiera un 8 % de su población, se rompa, así que no lo contemplo.

P.-Ustedes están presentes en Estados Unidos. ¿Qué papel cree han jugado medios como el New York Times y sus corresponsales?

R.-Mi opinión personal es que lo que ha pasado aquí es que, con el dinero de todos, se ha montado una campaña internacional en los medios extranjeros que no se ha visto correspondida del mismo modo por el otro lado. Se han contratado agencias y se ha intentado llegar a la opinión pública mundial con una causa imposible, y para generar más confusión.

P.-¿Diría usted que este partido sólo lo ha jugado una parte?

R.-Cada uno lo ha jugado como podía. Un Estado es muy fuerte, en el otro lado no me importa que se haya jugado de una determinada forma, lo que sí me importa es que se ha jugado con el dinero de todos. Le pongo un ejemplo, Diplocat: un instrumento de diplomacia pública del Gobierno de Cataluña que pagamos todos los catalanes.

P.-¿Cómo vislumbra el día después del 1-O, y lo que venga a continuación?

R.-Lo que veo es mucho lío, y como no haya un cierto sentido de pensar en las personas y en el futuro de las generaciones que vendrán, se está creando un problema enorme en un sitio donde la gente vive bien, cena, come y desayuna cada día. Me parece preocupante.

Lo último en España

Últimas noticias