Crisis del coronavirus

El Gobierno no activó la fabricación española de mascarillas hasta un día antes de la alarma

El Ministerio de Sanidad se puso en contacto con Bexen Medical-Oiarso el pasado 13 de marzo

La OMS y la UE instaron al Ejecutivo de Sánchez a hacer acopio de material sanitario a principios de febrero

Coronavirus en España: última hora del Covid-19 hoy, en directo

Sánchez recurre ahora a fabricar respiradores españoles que llevaban ya un año en el mercado

mascarillas
Fábrica de Bexen Medical-Oiarso en Hernani (Guipúzcoa). (Foto: Google Maps)

El Gobierno de Pedro Sánchez no activó la fabricación española masiva de mascarillas quirúrgicas hasta el pasado 13 de marzo, un día antes de que decretara el estado de alarma por la crisis del coronavirus. De esta manera, el Ejecutivo desoyó durante semanas la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien instó a los países europeos a hacer acopio de material sanitario ya a principios de febrero.

La fecha que prueba la tardanza del Ejecutivo socialcomunista en impulsar la fabricación nacional de mascarillas la ha revelado el propio director gerente de Bexen Medical-Oiarso, Carlos Arsuaga Cortázar, la firma a la que el Gobierno de Sánchez ha encargado la producción de 60 millones de mascarillas quirúrgicas en los próximos seis meses. La única empresa española que fabricaba mascarillas quirúrgicas, Diseños NT, se puso a disposición del Gobierno el 15 de marzo, primer día del estado de alarma que permitió al Gobierno intervenir a las empresas. El resto de mascarillas de este tipo llega importado desde el exterior. El Gobierno aprobó el 10 de marzo un decreto para centralizar la compra de bienes sanitarios.

A través de un vídeo protagonizado por el propio Arsuaga y difundido por Tu Lankide, portal de la Corporación Mondragón, a la que pertenece Bexen Medical-Oiarso, el responsable de esta empresa desvela que la directora general de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), María Jesús Lamas, se puso en contacto directamente con él el pasado 13 de marzo, un día antes de la declaración del estado de alarma, para «ver si nosotros podíamos de alguna forma echarles una mano» en la fabricación de «mascarillas, batas y demás». La Aemps depende de Sanidad. Hasta entonces, en paralelo, el Ministerio de Industria seguía buscando fabricantes.

El director gerente de Bexen Medical-Oiarso, ubicada en Hernani (Guipúzcoa), explicó a la directora de la Aemps que las mascarillas no eran el tipo de producto que ellos fabrican, pero que podían ayudar al Gobierno poniendo a su disposición «nuestra experiencia como fabricantes, nuestras salas blancas o de ambiente controlado y además una empresa de la Corporación, que es Mondragon Assembly, fabrica en China las máquinas para producir mascarillas».

En este contexto, cuenta Arsuaga, «el Ministerio nos dice que está siendo una sangría todo lo que es la comercialización del producto de China y que estratégicamente necesitan tener producción local. Decidimos que Mondragon Assambly fabrique cuatro máquinas, una de ellas va a ser con destino al Ministerio de Defensa y tres para Bexen Medical… Hemos tenido muchas conversaciones y el pasado sábado 21 de marzo le enviamos la oferta conjunta al Ministerio de Industria, y les pareció todo muy bien». Para aquel día, sábado 21 de marzo, España ya registraba casi 25.000 contagios confirmados y más de 1.300 fallecidos por coronavirus.

19.000 sanitarios infectados

Se da la circunstancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) había emplazado semanas atrás a los países europeos a hacer acopio de material sanitario ante la expansión del coronavirus. En concreto, en un informe con fecha del 3 de febrero recomendaba a los Gobiernos «adquirir y suministrar equipos de protección» adicionales a modo preventivo a fin de «garantizar que los trabajadores sanitarios estén protegidos». La directora adjunta del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, María José Sierra, señaló este lunes que más de 19.400 profesionales sanitarios se han infectado en España por el coronavirus.

De igual modo, el 13 de febrero se celebró una cumbre de ministros de Sanidad de la UE y se acordó «vigilar el riesgo de desabastecimiento de medicamentos y equipos importados desde China». Sin embargo, y teniendo ya constancia de la problemática del mercado chino, el Gobierno no puso en marcha la fabricación española de mascarillas quirúrgicas hasta un mes después. En aquella cita europea, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, llegó a decir que España tenía «suficiente» material de protección.

Falta un componente 

El vídeo realizado por el director gerente de Bexen Medical-Oiarso, Carlos Arsuaga Cortázar, también desvela que el Gobierno cerró esta operación sin un calendario perfilado al cien por cien, ya que la propia firma reconoce que hay un componente de la materia prima de estas mascarillas quirúrgicas que todavía tienen que adquirir en el complicado mercado internacional. Y apunta aquí a proveedores «sobrepasados» de países como Rusia, Turquía y China. No obstante, Arsuaga confía en «intentar conseguir la materia prima y, si todo va bien, a finales de abril podríamos empezar a producir un nivel importante de mascarillas, esto es, en torno a 10 millones al mes».

Lo último en España

Últimas noticias