Gobierno PSOE-Podemos

Exteriores destina 29.000 € a subvencionar el gimnasio al personal del Instituto Cervantes

Este organismo está pilotado por el comunista Luis García Montero, ex candidato de IU en Madrid

El director del Instituto Cervantes nombrado por Sánchez rinde homenaje a Lenin en su libro

Exteriores
La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, y el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero. (Foto: EP)

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación que dirige Arancha González Laya, ha destinado 29.000 euros a subvencionar el gimnasio al personal del Instituto Cervantes en sus sedes centrales, la de Madrid capital y la de Alcalá de Henares.

Este organismo, pilotado por el comunista Luis García Montero, ex candidato de IU a la Comunidad de Madrid, tiene encomendada la promoción de la lengua y la cultura española e hispanoamericana a través de sus sedes en el exterior. Y depende del Ministerio de Asuntos Exteriores. Con cargo al presupuesto de este departamento, el Gobierno ha licitado un contrato para que 210 trabajadores del Instituto Cervantes puedan acudir al gimnasio a unos precios inferiores que si lo hicieran por su cuenta.

En concreto, el expediente consultado por OKDIARIO contempla un «servicio de gestión de gimnasios para facilitar la actividad física al personal de la Sede del Instituto Cervantes durante los ejercicios 2021, 2022 y 2023». El importe de licitación asciende a 29.040 euros, impuestos incluidos, y las empresas candidatas tienen hasta el próximo 5 de febrero para la presentación de ofertas. El plazo de ejecución es de 24 meses.

Según consta en el pliego de prescripciones técnicas, el objeto del mismo es la contratación de una empresa que preste el servicio de gestión de gimnasios y que «permita a los empleados de plantilla del Instituto Cervantes de sus centros de trabajo de Madrid y Alcalá de Henares, realizar actividad física en los gimnasios o centros asimilados que, a tal efecto, proponga el adjudicatario».

Tres franjas preestablecidas

El pliego del contrato estipula que las empresas candidatas deberán proponer al Instituto Cervantes gimnasios «catalogados en, al menos, tres franjas de precio» preestablecidas, que son: una franja económica, con cuota máxima de 15 euros al mes, IVA incluido; una franja media, con cuota máxima de 25 euros al mensuales, IVA incluido; y una franja superior, con cuota máxima de 50 euros al mes, IVA incluido.

Junto a ello, el organismo que gestiona Luis García Montero advierte aquí de «la improcedencia de la revisión de precios durante el plazo de duración del contrato incluidas las prórrogas, en caso de que se acuerden estas».

En el aparatado de cuestiones generales del expediente, también se especifica que «los gimnasios que el licitador proponga al Instituto Cervantes deberán pertenecer a su red o contar con los permisos adecuados para poder gestionar la prestación del servicio objeto del presente pliego en las instalaciones de dichos gimnasios en condiciones idénticas a las que regirán en los de la red propia del licitador».

El Instituto Cervantes de Madrid cuenta con, aproximadamente, 210 trabajadores, de plantilla, en sus centros de trabajo de Madrid y Alcalá de Henares. Para resultar adjudicataria, toda empresa candidata tendrá que «contar con centros concertados» en ambas localidades.

Con abono mensual

También indica el pliego que la decisión sobre la franja de precios en que se sitúe el gimnasio de su elección, corresponde exclusivamente al trabajador. «Cada trabajador deberá inscribirse con el correo corporativo del Instituto Cervantes y adquirir mensualmente un abono de la franja económica que haya seleccionado. La compra del abono y el pago de su importe se realizará mediante tarjeta bancaria», explica el organismo dependiente de Exteriores sobre el procedimiento a seguir.

Además, el trabajador podrá darse de baja o cambiar de plan en cualquier momento durante la duración del contrato y volver a darse de alta con las mismas condiciones. El Instituto Cervantes enmarca este servicio para sus trabajadores como «promoción de vida saludable mediante el ejercicio físico en gimnasios concertados».

«Muy rentable»

El director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero, defendió al llegar a esta institución «de Estado» en 2018, con el primer Gobierno socialista de Pedro Sánchez, que ésta sale «muy rentable» porque la mitad del presupuesto surge del propio trabajo docente y cultural del organismo, y únicamente supone «un poquito más de un euro» por español.

Así lo señaló García Montero en una reunión de los 70 directores del Instituto Cervantes en los cinco continentes, que durante cuatro días se celebró entre Orihuela y Alicante y que sirvió al escritor para estrenarse en el cargo. En aquella cita, defendió igualmente que la actividad del Cervantes hace que «se multiplique» cada euro que aporta el Estado gracias a la labor del personal de la institución, algo que le hace sentirse «orgulloso».

Antes de acceder al cargo en el organigrama de Exteriores, García Montero generó una sonada polémica al escribir un artículo titulado Todos somos Ana Julia en relación con el asesinato del pequeño Gabriel. Aquí, cargó contra los «linchadores» de Ana Julia y culpó al capitalismo de todos los males en estos casos.

Lo último en España

Últimas noticias