Estado de alarma

Abascal carga contra Sánchez por «gritar viva la muerte» desde la tribuna al jalear el 8-M

El presidente de Vox ha respondido así al jefe del Ejecutivo después de que éste tratara de intimidar a la juez del 8-M

Sánchez se jacta del infectódromo del 8-M y desafía a la juez: "¡Viva el 8 de marzo!"

Coronavirus: última hora en directo del Covid-19 y las fases de la desescalada

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha reprochado al jefe del Ejecutivo socialcomunista, Pedro Sánchez, que haya jaleado este miércoles el 8 de marzo desde la tribuna del Congreso, que es «tanto como gritar ¡Viva la enfermedad! y ¡Viva la muerte!». Y es que las manifestaciones feministas del 8-M no sólo dispararon los contagios de coronavirus, como demuestran los datos de Sanidad, sino que su permisión en Madrid, con más de 120.000 asistentes, ha llevado al delegado del Gobierno, José Manuel Franco, a ser imputado por un presunto delito de prevaricación.

Precisamente, antes de que Franco declare ante la juez Carmen Rodríguez-Medel, Sánchez ha querido así intimidar a la magistrada y poner en cuestión los informes realizados por la Guardia Civil como Policía Judicial. «Lo digo alto y claro. ¡Viva el 8 de marzo!», ha señalado el presidente al finalizar su primera intervención en el debate sobre la sexta prórroga del estado.

«Esto no lo pueden maquillar ustedes: decenas de miles de muertos por el sectarismo y la negligencia criminal de este Gobierno», ha enfatizado después Abascal en su respuesta a Sánchez, al que también ha criticado su ataques a la oposición por enarbolar la bandera de España frente a sus pactos con los separatistas catalanes y los proetarras.

«Basta con que exijan a sus cómplices de investidura que no quemen la bandera y no la arríen de edificios oficiales, o a los militantes de Podemos que la ondeen como hace en Francia todos los partidos. Aquí lo único que se arrebata es lo que ustedes han tirado al suelo», ha apostillado Abascal.

Iglesias y una «guerra civil»

Abascal ha respondido también a las acusaciones de Pablo Iglesias de la semana pasada, en las que el vicepresidente segundo del Gobierno, buscando desviar la atención de su responsabilidad por su nefasta gestión de las residencias, se burló de Vox atribuyéndole una intentona de «golpe de Estado».

«Creo que el señor Iglesias desea una guerra civil, pero yo no voy a decir que no se atreve, porque creo que en su vanidad y en su fanatismo es capaz de provocar cualquier drama», ha denunciado.

Por eso, el líder de Vox, tercera fuerza política de España, ha pedido «de manera solemne» a los ciudadanos que no caigan en las provocaciones «guerracivilistas» de Iglesias, elijan el camino de la concordia y se protejan del odio que, ha remarcado, promueven Pedro Sánchez y su vicepresidente.

Lo último en España

Últimas noticias