Gobierno Pedro Sánchez

Diputados del PSOE no descartan “un 155 electoral para ganar votos” si no salen los Presupuestos

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el 'president' de la Generalitat, Quim Torra. (Foto: Efe)

La debilidad del Gobierno y su compleja relación con los socios que le permitieron llegar a La Moncloa provoca que en el PSOE circulen distintas tesis de cómo afrontar una eventual convocatoria de elecciones.

En este contexto, algunos diputados socialistas sugieren ya, en privado, que Pedro Sánchez piense en una aplicación del 155 en el caso de que los Presupuestos Generales no sean aprobados y el anticipo resulte irremediable. Sería una aplicación del artículo constitucional con fines únicamente “electoralistas”, sin más interés, para el líder del PSOE, que reforzar sus opciones electorales en el centro ideológico, un espacio que hoy también se disputan Partido Popular y Ciudadanos.

“Eso les dejaría completamente descolocados”, explican fuentes socialistas. Ni Casado ni Rivera podrían oponerse a votar a favor del 155, destacan, “y, con ello, Sánchez emergería al final como el defensor de la unidad y la soberanía nacional”. El único perfil, consideran, con el que el dirigente socialista podría mejorar las pesimistas estimaciones de voto que temen en su propio partido.

Aunque aún una hipótesis, esa misma estrategia se va perfilando ya en los comentarios de algunos destacados barones autonómicos. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, por ejemplo, señaló hace unos días que en el caso de que en Cataluña se volvieran a aprobar leyes en contra de la soberanía nacional y la Constitución “habría un 155 aún más duro”. Vara precisó, no obstante, que actualmente no se dan las circunstancias para aplicar este artículo.

Aunque Sánchez insiste en su vocación de agotar la legislatura, los últimos gestos de sus socios complican el escenario. Este martes, el presidente socialista recibió su revés más duro en el Congreso, con el rechazo de Podemos a su ‘decretazo’ sobre los alquileres. Un anticipo de que la formación de Pablo Iglesias está dispuesta a dificultar la aprobación de las cuentas públicas si Sánchez, destacan, no cumple con algunos acuerdos pactados. Como, en este caso, la limitación del precio del alquiler.

Aunque en el partido creen que los Presupuestos saldrán finalmente, también se discute sobre la oportunidad de la fecha de convocatoria de elecciones. Los comicios de mayo son decisivos: el ‘superdomingo’ está descartado en la mayoría de federaciones. Y un octubre o noviembre electoral es complicado si el ‘desastre’ el 26-M es “total”, como anticipan algunas fuentes.

Activar el patriotismo

En un sector del partido en el Congreso, los críticos con su secretario general, cuaja cada vez más la tesis de que las medidas sociales no son la vía para ganar unas elecciones. “Ni feminismo, ni inmigración… son discursos potentes, pero lo que de verdad mueve a la gente es la defensa de la Nación, el patriotismo…”, asumen. Un perfil que, a día de hoy, tienen perdido en favor del Partido Popular, Ciudadanos y, sobre todo VOX. La expectación que genera la formación de Santiago Abascal es absoluta. La certeza de que irrumpirá en el Congreso como fuerza decisiva, también.

La incertidumbre, en cambio, se traslada al futuro mismo del PSOE, hoy en manos de Podemos y de los partidos independentistas.

La crisis podemita por el paso de Íñigo Errejón a la candidatura de Manuela Carmena alimenta los temores a la imposibilidad de articular un pacto de izquierdas tras las elecciones del 26 de mayo o en unas futuras generales. Ese acuerdo sería el más ‘lógico’ para el PSOE, aunque tampoco se descarta un acercamiento a Ciudadanos. En el partido asumen incluso que una parte de su electorado pueda irse con Abascal. “Son decepcionados y críticos, y por qué no, también pueden estar a favor de algunas medidas de VOX”. Entre ellas, por ejemplo, el alivio de la asfixia fiscal del PSOE.

Últimas noticias