Bancario

Los tribunales, preparados para recibir otras 100.000 demandas por IRPH con un importe de 5.000 millones

Tribunal Supremo @EP
Tribunal Supremo @EP

Expertos en derecho bancario rebajan las cifras de decenas de miles de millones de riesgos que se han publicado sobre el IRPH. El motivo es que hay una mayoría de ciudadanos que no reclama nunca.

Ni los más de 40.000 millones de riesgo para la banca que fijó hace unos meses Goldman Sachs ni tampoco los 17.000 millones que incluso las entidades dan por buenos al tratarse del saldo vivo de las hipotecas con IRPH. Según expertos este riesgo será mucho menor, dado que la experiencia con otros casos parecidos como las cláusulas suelo indican que los consumidores españoles no reclaman que se les devuelva nada entre en un 50% y un 75% de los casos.

Esto quiere decir que el volumen en riesgo de los bancos, a la espera de que se conozca la sentencia final del IRPH, será menor, opina el propietario de Zunzunegui Abogados, Fernando Zunzunegui: "Ya hay centenares de demandas presentadas, algunas de ellas están llegado al Supremo pero los tribunales españoles van a esperar a la sentencia final del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)". Según asegura el experto en regulación bancaria,  la sentencia definitiva del Tribunal Supremo que establezca con más claridad dónde ha habido falta de transparencia en la comercialización del IRPH podría tardar menos en venir de lo que creen en algunos bancos: "el Supremo puede coger un recurso de casación y fallar con cierta rapidez después del TJUE".

Ni siquiera con las cláusulas suelo, recuerda el experto, cuando el propio TJUE las declaró nulas a todas, han reclamado todas las personas que tenían una. "El 75% de los clientes no demanda, y muchos otros antes de demandar irán a un acuerdo con los bancos, con el cual podrán recuperar parte de lo que se les debe a cambio de renunciar a otra parte", dice Zunzunegui. "Por eso los 44.000 millones que se dicen no van a suceder porque tenemos la experiencia de cláusulas suelo donde más de la mitad no ha reclamado".

Además, hay que tener en cuenta que la banca tiene posibilidad de acceder al red 1/2017 donde se permite que el gobierno extienda un procedimiento prejudicial al IRPH. Por ello, el experto calcula que se tramitarán unas 100.000 demandas con un valor de 5.000 millones. Las cláusulas suelo alcanzaron las 300.000 demandas.

Fuentes del bufete Navas & Cusí aseguran que "el tribunal europeo reconoce que la fórmula de cálculo del IRPH es difícilmente entendible para un consumidor medio. Pero el único motivo de defensa de los bancos es que la saturación judicial hará que la avalancha de demandas se resuelva en los próximos años y eso hará que vayan provisionando poco a poco". Según fuentes de este despacho, los bancos ya están ofreciendo cambios al Euríbor a sus afectados por IRPH para evitar los recursos.

Los bancos, confiados

Por su parte, la banca se muestra muy confiada en que el pronunciamiento del abogado general ha sido muy positivo para sus intereses por varios motivos, tal y como señala la Asociación Española de Banca (AEB) en un comunicado:

"El Abogado General no considera nulo o abusivo ni el índice IRPH ni la cláusula que lo incorpora al contrato de préstamo, también reafirma que los tribunales españoles son los competentes para analizar en cada caso particular el cumplimiento de las obligaciones de transparencia y recuerda que el Tribunal Supremo, en sentencia de 14 de diciembre de 2017, ya se pronunció sobre una cláusula contractual similar".

Por último, según AEB, Maciej Szpunar considera que "sí se han cumplido las exigencias de transparencia de la Directiva 93/13/UE, teniendo en cuenta que el IRPH es un índice de referencia oficial que se publica en el Boletín Oficial del Estado".

Bloqueo de tribunales

En cualquier caso, la situación de los tribunales es actualmente de colapso por motivo de los litigios bancarios. Según Zunzunegui, "los tribunales no están preparados ni pueden gestionar 400.000 demandas de un único sector".

Lo último en Economía

Últimas noticias

. . . . . . . . .