Transporte

El líder del taxi radical presume de su buena sintonía con el independentista Damià Calvet

El líder del taxi radical presume de su buena sintonía con el independentista Damià Calvet
Tito Álvarez junto a Damià Calvet

Álvarez se fotografía con Damià Calvet, principal responsable de la regulación en contra de Uber y Cabify en Cataluña.

Tito Álvarez, el líder del taxi de Barcelona que ha conseguido junto a su sindicato Elite Taxi una regulación en Cataluña contra Uber y Cabify, hace alarde de su buena relación con la Generalitat de Cataluña tras fotografiarse con el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet. En su mensaje, Álvarez, que en los últimos días ha puesto en marcha un lobby taxista con intención de hacer presión en la Unión Europea, se ha mostrado amigable con el político independentista, uno de los principales valedores de la ley ‘anti Uber’ catalana, y con el propio fugado Carles Puigdemont.

Álvarez, conocido por su mensaje político próximo a Ada Colau y a Podemos, no ha ocultado sin embargo su buena sintonía con el independentismo y su apoyo a los presos golpistas encarcelados en varias prisiones tras los acontecimientos del 1 de octubre de 2017 y los días posteriores.

Contra los neoliberales

Tito Álvarez ha liderado el paro patronal del sector del Taxi en toda España, pese a que, en un principio, él únicamente llevaba la portavocía en Barcelona. Sin embargo, su forma de hablar, su entusiasmo y, sobre todo, su carisma, le han situado como la cabeza visible de un sector que sigue adelante con sus reivindicaciones frente a las VTC.

Tito Álvarez, portavoz de Élite Taxi, ha concedido una entrevista a OKDIARIO, en la que ha analizado la crisis del sector del taxi, su auge mediático y alguna de sus últimas polémicas.

Después de confirmarse este jueves la marcha de Uber y Cabify de la Ciudad Condal, se ha abierto la veda para las acciones civiles y penales contra políticos y taxistas que han acabado con el negocio uvetecista en Cataluña.

Lo último en Economía

Últimas noticias

. . . . . . . . .