Sector inmobiliario

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas suben un 64% en el tercer trimestre pero caen un 17% en el año

Hipotecas.
Hipotecas.

Buenas noticias para el sector inmobiliario. La cifra de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas se situó en 4.756 en el tercer trimestre, cifra un 63,7% superior a la del trimestre anterior a pesar de los efectos derivados por la crisis del coronavirus en la economía, según los datos de ejecuciones hipotecarias publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

No obstante, en comparación con el mismo periodo del año anterior, el número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas se situó un 17,2% por debajo de la del mismo periodo de 2019. Una cifra que se ha visto lastrada por la pandemia que ha hundido la demanda y ha desplomado la confianza de los consumidores.

El Real Decreto-Ley 8/2020 de 17 de marzo estableció, en su artículo 7, medidas extraordinarias conducentes a procurar la moratoria de la deuda hipotecaria para la adquisición de la vivienda habitual por los efectos de la crisis del coronavirus

En concreto, en el tercer trimestre se realizaron 2.305 sobre viviendas de personas físicas hasta totalizar el 50% del número de ejecuciones que cerró el tercer trimestre con casi 5.000. Según el INE, se realizaron el doble de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas que en el trimestre anterior y un 70,7% más que en igual trimestre de 2019.

Además, dentro de las 2.305 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas, 1.804 corresponden a vivienda habitual, un 105,6% más que en el segundo trimestre -lastrado por los efectos de la pandemia y el aumento de los contagios- y un 82,2% más que en el tercer trimestre del año pasado, lo que se traduce en una buena noticia para el sector que desde el mes de marzo ha visto casi paralizada su actividad.

Un escenario menos positivo han vivido las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas que alcanzaron 2.451 en el tercer trimestre, con un avance trimestral del 38,9% y un descenso interanual del 44,2%.

Normativa para frenar la morosidad

El Real Decreto-Ley 8/2020 de 17 de marzo estableció, en su artículo 7, medidas extraordinarias conducentes a procurar la moratoria de la deuda hipotecaria para la adquisición de la vivienda habitual por los efectos de la crisis del coronavirus. Una medida que permite evitar que se dispare la morosidad a la banca en un contexto de crisis económica y evitar el hundimiento del sector inmobiliario en España.

El número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros de la propiedad en el tercer trimestre de 2020 fue de 8.648, lo que supone un 56,3% más que el trimestre anterior, pero un 29,3% menos que en el mismo trimestre de 2019

Asimismo, el artículo 8, dispone el ámbito de aplicación de la moratoria, estableciendo que se utilizará cuando concurran en el deudor todos los requisitos establecidos en el artículo 16 del Real Decreto-Ley 11/2020, de 31 de marzo, para entender que está dentro de los supuestos de vulnerabilidad económica frente a la pandemia.

Crecen las certificaciones

No obstante, el organismo recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca que se inician terminan con el lanzamiento de los propietarios de la vivienda y que un procedimiento judicial puede dar lugar a varias certificaciones por ejecución de hipoteca.

El mayor número de embargos en el tercer trimestre se produjo en Andalucía con 1.734, seguido de Comunidad Valenciana con 1.622 y Cataluña con 1.491 por los efectos generados por la crisis del coronavirus en el sector inmobiliario.

Por los tanto, el número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros de la propiedad en el tercer trimestre de 2020 fue de 8.648, lo que supone un 56,3% más que el trimestre anterior, pero un 29,3% menos que en el mismo trimestre de 2019.

Comunidades autónomas

También hubo 2.451 embargos de propiedades cuya titularidad correspondía a personas jurídicas y se inscribieron 3.174 certificaciones (36,7 % del total) sobre otras propiedades urbanas como locales, garajes y trasteros, 300 más sobre solares y 418 sobre fincas rústicas. Un escenario que se ha disparado con los efectos derivados de la crisis del coronavirus.

Mientras, si los dividimos por comunidades autónomas, el mayor número de embargos en el tercer trimestre se produjo en Andalucía con 1.734, seguido de Comunidad Valenciana con 1.622 y Cataluña con 1.491. Mientras, las cifras más bajas se dieron en Navarra, donde tan sólo se registraron 21 embargos de viviendas, País Vasco con 29 y Baleares con 58.

Por su parte, teniendo en cuenta los datos de viviendas de personas físicas, la comunidad en la que hubo más certificaciones fue la Valenciana donde se alcanzaron las 481, seguida de Cataluña que registró 469, y Andalucía con 432. En el lado contrario, se situaron Navarra que registro el menor número de viviendas de personas físicas, seguido de País Vasco con 18, Baleares 20 y Cantabria 23. Unas cifras muy bajas en comparación con el resto de regiones españolas.

Lo último en Economía

Últimas noticias