La Cámara de Madrid y Laboratorios Rovi atrapados por la condena de Corsini por las ‘tarjetas black’

La Cámara de Madrid y Laboratorios Rovi atrapados por la condena de Corsini por las ‘tarjetas black’
A la izquierda Miguel Corsini y a la derecha Arturo Fernández tras un acto en la Cámara de Comercio de Madrid (Foto: Cámara de Comercio)

Miguel Corsini, actual consejero de Laboratorios Farmacéuticos Rovi, ha sido condenado por la Audiencia Nacional a 4 meses de prisión por apropiación indebida en el caso de las “tarjetas black. El directivo ha sido presidente de Renfe y vicepresidente primero de la Cámara de Comercio de Madrid, puesto que abandonó tras conocerse que se sentaría en el banquillo de los acusados. Juan López-Belmonte, presidente de esta institución madrileña y, a la sazón, de la cotizada farmacéutica, ha defendido hasta el momento mantener a Corsini en su puesto de consejero respetando el “principio de presunción de inocencia de todo acusado” a pesar de estar acusado de un delito señalado en el artículo 213 de la Ley de Sociedades de Capital. Con respecto a las medidas que tomarán con Corsini, fuentes oficiales de Rovi señalan a OKDIARIO que “la compañía tiene que evaluar la resolución judicial que acaba de producirse”.

12 de febrero de 2016. Día y mes clave para la Cámara de Comercio de Madrid. Arturo Fernández dimitía de su cargo como presidente de la institución tras conocerse que se sentaría en el banquillo de los acusados por las tarjetas opacas de Caja Madrid. Pero el dueño del Grupo Cantoblanco no se fue solo, Miguel Corsini, vicepresidente primero de la Cámara e imputado en el mismo caso ‘black’ también dejaba su puesto. Tras este baile de dimisiones, la organización se quedó descabezada y las competencias de presidencia las asumió, de manera temporal, Juan López-Belmonte, vicepresidente segundo y presidente de Laboratorios Farmacéuticos Rovi. Solo un mes más tarde, el directivo de la farmacéutica era elegido presidente oficial por el Pleno de la institución madrileña, aunque fuentes consultadas por este periódico señalan que es el director gerente, Carlos Prieto, “el verdadero presidente en la sombra”.

Corsini abandonó su sillón en la Cámara de Comercio de Madrid tras conocerse la apertura de juicio oral por el caso de las ‘tarjetas black’, sin embargo, no dejó su puesto como consejero en Laboratorios Farmacéuticos Rovi, empresa cotizada, recordemos, presidida por López-Belmonte.  El consejo de administración de la farmacéutica estaba al tanto de la imputación de Corsini y así se refleja en el Informe “Anual de Gobierno Corporativo 2016”, sin embargo, decidió no tomar medidas al respecto, a pesar de estar acusado de un delito señalado en el artículo 213 de la Ley de Sociedades de Capital. Ese mismo informe indicaba que el consejo había analizado el caso y había decidido respetar “el principio de presunción de inocencia de todo acusado”, por lo que “no procedía, por el momento, la adopción de medida alguna hasta que se conociera la resolución judicial”.

Bien, la sentencia ya se ha conocido. La Audiencia Nacional (AN) ha condenado a Miguel Corsini a 4 meses de prisión al considerarle culpable de apropiarse indebidamente del patrimonio de la extinta entidad Caja Madrid. El consejero de Rovi gastó con su plástico ‘black’ un total de 46.936,16 euros en restaurantes, vuelos, hoteles y algunos gastos más variopintos como 70 euros en farmacia, juguetería o floristerías. Corsini devolvió los casi 46.700 euros a la Fundación Caja Madrid en 2014.

El ex presidente de Renfe de 1996 a 2004 es uno de los 65 consejeros de la caja madrileña que tenía una de estas tarjetas habilitadas para disponer, dentro de un límite de dinero, como compensación de los esfuerzos y dedicación a la entidad. Sin embargo, cuando Miguel Blesa llegó a Caja Madrid, los consejeros podían disponer del dinero sin justificar los gastos.  La mayoría de los condenados ya han manifestado su intención de recurrir la sentencia al Tribunal Supremo y para ello tienen cinco días hábiles desde la notificación de la sentencia.

De momento, se desconoce si el consejo invitará o no a Corsini a dejar su puesto de consejero, la compañía ha señalado a este periódico que “tiene que evaluar la resolución judicial que acaba de producirse”. Eso sí, con el reglamento del consejo de administración en la mano, es Juan López-Belmonte el que tiene la última palabra para cesar o no a Corsini. Es competencia del primer ejecutivo de la Sociedad proponer, señala el documento, “el nombramiento y eventual cese de los altos directivos, así como las cláusulas de indemnización”.

Este mes de febrero Laboratorios Rovi ha presentado resultados y ha ganado 26,1 millones de euros, un 32% más que en 2015, cifra récord en su historia. El resultado bruto de explotación (ebitda) aumentó un 24 % hasta los 39,3 millones de euros en 2016 comparado con el año anterior, un parámetro en el que la compañía también logró la cifra más alta de su historia. A 31 de diciembre de 2016, Rovi tenía una deuda total de 33,8 millones de euros. La deuda con organismos oficiales, al 0 % de tipo de interés, representaba a dicha fecha el 38 % del total de la deuda.

Los Corsini, una familia española de alto copete

La Cámara de Madrid y Laboratorios Rovi atrapados por la condena de Corsini por las ‘tarjetas black’
Miguel Corsini, consejero de Laboratorios Rovi y uno de los 65 condenados por las tarjetas ‘black’

Miguel Corsini no es un desconocido, ni mucho menos, para el alto copete español, para nada. El ex consejero de Caja Madrid forma parte de una de las sagas familiares más tradicionales de España, de aquellas que copan las páginas de “ecos de sociedad” por sus enlaces matrimoniales y de las que tienen un hueco destacado en las efemérides de prensa.

Corsini se formó en IESE en los años 70 y ha ocupado cargos de responsabilidad en las principales compañías españolas. El directivo llegó a la presidencia de Renfe en 1996, nombrado por el presidente José María Aznar, puesto en el que estuvo hasta 2004, año en el que el PP perdió las elecciones generales. Hace alrededor de un año dejó su puesto en la Cámara de Comercio de Madrid tras ser imputado por el caso de las ‘tarjetas black’.

También ha tenido un asiento en los consejos de administración de Mutua Madrileña, Testa, Legalitas, Cetren y ha sido miembro de la junta directiva de la patronal CEOE. Hoy en día, como hemos señalado, se sienta únicamente en el consejo de administración de Laboratorios Rovi.

Además, Corsini es el suegro de Miguel Tembouty, subsecretario de Economía y Competitividad hasta septiembre 2016, cuando abandonó su cargo por “motivos personales”. Aunque con este gesto, quizá, el yerno conseguía desligar el nombre de Corsini del Gobierno de Mariano Rajoy al estar sentado en el banquillo de los acusados.

Los Corsini también son conocidos entre la aristocracia y la realeza española, el hermano de ex consejero de Caja Madrid, Javier Corsini, es experto en la organización de actividades cinegéticas de lujo en Europa y amigo de Jaime de Marichalar y Alejandro Agag, yerno de José María Aznar.

Lo último en Economía

Últimas noticias