La industria española afronta días cruciales para clarificar una crisis letal para el empleo

industria
Trabajadores de Alcoa queman neumáticos horas antes de anunciar la huelga en la fábrica de aluminio de La Coruña (Foto: Europa Press)
Comentar

El sector industrial aún no se ha recuperado de la crisis. La recesión económica ha destrozado casi medio millón de empleos y más de 40.000 empresas. El sector afronta una semana crucial para el futuro de los trabajadores de Alcoa y ArcelorMittal.

El sector industrial aún no se ha recuperado de la crisis. La recesión de la economía española ha pulverizado medio millón de empleos en los últimos once años -pasando de 2.289.908 cotizantes a cierre de 2007 a 1.829.762 afiliados a la Seguridad Social en la industria en 2018, según datos del Ministerio de Trabajo- y se ha llevado por delante más de 40.000 empresas. El año comienza con la alarma del sector ante el cierre de plantas y el despido de cientos de trabajadores de varias multinacionales.

La industria española afronta días cruciales para clarificar la crisis del empleo del sector tras el anuncio del cierre de las plantas de Alcoa en Avilés (Asturias) y La Coruña (Galicia) el pasado mes de octubre. Tras un tira y afloja entre la compañía y los sindicatos, la multinacional estadounidense ha propuesto despedir a dos tercios de la plantilla de la ciudad asturiana.

Dentro del proceso de negociación del ERE entre el comité de empresa y Alcoa, se ha planteado mantener operativas las fundiciones de Avilés y La Coruña más la torre de pasta de la capital gallega, lo cual mantendría el empleo para 200 trabajadores aproximadamente. Además, la compañía se ha comprometido a abrir un periodo de venta activa hasta el 30 de junio de 2019, y desde el cese de actividad en electrolisis, “el personal afectado sería incluido en un ERTE con las condiciones de los despidos ya pactadas a la firma del hipotético acuerdo, sujeto a validación Ministerio Trabajo y basado en la búsqueda de posibles inversores para las plantas”.

El Gobierno ha pasado la patata caliente a la compañía y asegura que “no va a nacionalizar” la planta. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha acusado a la compañía de “no trabajar en la búsqueda de soluciones” y, advirtió que le había dado un ultimátum. Este sábado, más de 2.000 trabajadores han protagonizado una marcha a pie, desde la fábrica hasta el Ayuntamiento de Avilés, para reivindicar su rechazo a las medidas propuestas por la compañía porque “no dan salida al resto de trabajadores”.

ArcelorMittal, protagonista de un ERTE

A la compañía estadounidense, se suma ArcelorMittal, que anunció la aplicación la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de siete días, que afectará a 1.624 trabajadores. El ERTE se aplicará concretamente los días 18 y 25 de enero, el 1 y el 15 de febrero y el 1, el 15 y el 29 de marzo.

A esta noticia se suma que la compañía programará varias paradas en diferentes instalaciones del departamento de Hojalata de su fábrica de Avilés (Asturias) por la caída de pedidos. Las paradas afectarán al Decapado, el próximo lunes; al Tandem 2 (del 13 al 15 de enero, ambos inclusive); Limpieza Electrolítica y Recocido Continuo (del 15 al 18 de enero, ambos inclusive); Tamper (el 16 y el 17 de enero); LH2 (del 16 al 20 de enero, ambos inclusive), y Calidad (del 15 al 17 de enero, ambos incluidos), informa la empresa.

Las decisiones de la compañía vienen motivadas por una suma de factores: el mal momento que atraviesa el mercado, la incertidumbre económica, la caída de la demanda del sector automovilístico y la subida de las importaciones de acero proveniente de Turquía han sido los principales condicionantes. También tuvo peso en la decisión multinacional del acero la incertidumbre económica derivada del Brexit y el incremento de costes vinculados a los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

‘Falsa alarma’ en Vestas

Pese a que todo acabó en falsa alarma, el primer batacazo para el sector industrial tenía el nombre de Vestas. El pasado mes de septiembre, la compañía especializada en aerogeneradores anunció el despido de 400 personas en Europa -de una plantilla de más de 24.300 empleados- con el objetivo de ahorrar 30 millones de euros al año a partir de 2019.

Todo quedó en susto, ya que, dos meses después Vestas y Network Steel firmaron el contrato de compraventa de la factoría que mantenía la empresa de energía eólica en Villadangos de Páramo (León), un proyecto que viene acompañado de una inversión de 110 millones de euros y que conllevará la creación de 350 puestos de trabajo directos.

Últimas noticias