Banca

La banca española lidera el ranking de destrucción de empleo y cierre de oficinas en Europa

Banco Popular
Nuevas oficinas de Banco Popular.
Comentar

La banca española lidera el ranking europeo de destrucción de empleo y cierre de oficinas por la crisis económica. Según los datos del Banco Central Europeo, de 2008 a 2017 se han cerrado en España un 40% de sucursales y se ha despedido al 33,8% de los empleados. Se trata de la mayor reestructuración entre los grandes países de la Unión Europea.

Según los datos del BCE, en España había en 2008 algo más de 46.000 oficinas bancarias. Ningún país de Europa superaba a España, tampoco Alemania y Francia, que no alcanzaban las 40.000 sucursales. Sin embargo, nueve años después, Francia y Alemania ya están por encima e Italia muy cerca. España cuenta en 2017 con 27.480 oficinas: se han cerrado 18.585, un 40,3%.

Al margen de los grandes países de Europa, solo Grecia y Bulgaria superan el porcentaje de cierre de oficinas de España, al rozar el 50%. Sorprendentemente, Irlanda, que también ha sufrido un rescate económico y su economía ha sufrido mucho, tiene ahora más sucursales que en 2008.

La banca española lidera el ranking de destrucción de empleo y cierre de oficinas en Europa

Empleos

La consecuencia de este cierre de oficinas es su inmediato efecto en el empleo. España lidera también la destrucción de puestos de trabajo en el sector en Europa. Más de 93.000 personas han perdido su puesto de trabajo, un 33,8% respecto a 2008, cifra superior de nuevo a los grandes países de la UE e incluso también superiores a las de Grecia -36,9%- e Irlanda -33,6%.

También es superior a la caída del empleo en Reino Unido, que ha sido del 28,9%. La pérdida de puestos de trabajo en banca en Gran Bretaña se ha agudizado el año pasado, en 2017, tras el referéndum del Brexit. En solo un año, Reino Unido ha pasado de tener a 370.121 personas en banca en 2016 a las 353.299 de 2017.

Lo peor es que la situación puede tornarse aún más negra puesto que está pendiente -al menos así lo piden los expertos del sector, incluidos el Banco de España y el BCE- una nueva ronda de fusiones y adquisiciones a nivel español y europeo que amenaza el empleo.

En España todavía existen casi una veintena de entidades bancarias y son constantes las quinielas sobre en qué manos caerán bancos como EVO, Unicaja o Abanca. Queda pendiente el futuro de Bankia, que el Gobierno se ha comprometido a privatizar en 2019.

También están pendientes las fusiones transfronterizas, un proceso que apenas ha empezado y en el que la banca española tiene la opción de liderar alguna operación con Santander, BBVA y Caixabank.

Temas

Últimas noticias