Vinicius se gana al vestuario del Castilla

Vinicius
Los jugadores del Castilla celebran un gol. (Realmadrid)

Vinicius es uno más en el vestuario del filial, aunque no entrene con ellos de manera habitual

Vinicius Junior lleva tres meses en Madrid, pero ya ha tenido tiempo de sobra para ganarse a sus compañeros. Desde que aterrizó en Valdebebas, empezó a forjar una gran relación con los canteranos que viajaron a Estados Unidos para hacer la gira americana con el primer equipo. A pesar de que todavía no maneja el idioma a la perfección, lo que le lleva a ser algo tímido, desde el primer día su sonrisa y alegría le permitió ser aceptado por los más jóvenes.

Algo parecido está pasando en el vestuario del Castilla. Aunque trabaja en el día a día a las órdenes de Julen Lopetegui, cuando baja al filial para jugar en Segunda B es uno más. Vinicius no tiene aires de grandeza a pesar de haber costado 45 millones de euros, saber lo que es ser aclamado por Maracaná y llevarse todos los focos del segundo equipo madridista. Él se comporta como el resto del equipo. Lo que le ha permitido ganarse a sus compañeros.

Esta no es la primera vez que el vestuario del Castilla se enfrenta a una situación parecida a esta. Por ejemplo, con Odegaard en la época de Zidane ocurría algo semejante, aunque la relación que tenía el noruego con sus compañeros estaba muy alejada de la que mantiene Vinicius con el actual grupo del filial.

A Vini, como se le conoce por los diferentes campos de Valdebebas, se le quiere sin querer. Lleva la alegría brasileña en las venas y la humildad por bandera. El atacante sólo quiere jugar al fútbol, le da igual donde. Él quiere disfrutar. Por eso sonríe cuando entrena con el primer equipo y luce cuando juega con el Castilla. Su única preocupación en estos momentos es trabajar para cumplir su sueño de jugar en el Real Madrid. Y, por lo que está demostrando hasta la fecha, lo está haciendo a las mil maravillas.

Lo último en Deportes