Tebas y Roures preparan el asalto a la final de Copa

Tebas quiere entregarle en bandeja de plata a Roures el control de todos los derechos deportivos en España. La última maniobra ha ido dirigida contra las competiciones de la Federación Española de Fútbol.

tebas
Tebas y Roures quieren el control absoluto de los derechos televisivos en el fútbol español.

Hace un mes, Mediapro se adjudicó por ocho millones de euros dos paquetes de derechos audiovisuales de la Liga, desembolsando una cantidad inferior al precio de reserva. De esa compra, la productora catalana salió muy beneficiada adquiriendo dichos paquetes por un 26% del precio estimado como mínimo y que establecía que se pagasen 15 millones por cada uno.

A nadie le ha sorprendido ni escandalizado esta maniobra dada la lejana y estrecha relación entre el presidente de LaLiga y el fundador de Mediapro y es que Tebas defendió con ahínco que se le diera a su viejo amigo. ¿El resultado? Le fueron adjudicados ambos paquetes a la productora de Roures.

Mediapro gestiona derechos de la Liga. Gana en concursos o sin ellos, ninguna productora les tose. Es agencia de LaLiga, comisiona de la venta de los mismos y además, produce tanto las imágenes del VAR como las de la competición. En resumidas cuenta: tiene el monopolio de todo el fútbol.

En este trato de favor especial muchos observan el agradecimiento de Tebas a Roures por haber allanado el camino hasta la presidencia de la patronal del fútbol español, que se produjo gracias a que el empresario catalán le dio todo el poder durante las dos últimas décadas en las negociaciones de la venta de derechos televisivos con los clubes profesionales.

La Federación Española de Fútbol de Rubiales le ha cortado el grifo de raíz a Mediapro. Algunos dirán que se trata de una inquina personal o vendetta, sin embargo, la RFEF lo argumenta con motivos y ética, mediante una cláusula en el tender de la final de Copa que prohíbe concursar a quienes han reconocido o sido condenados recientemente por diferentes delitos.

Mediapro reconoció sobornos y la RFEF los veta

Entre ellos, está el de soborno, que Taxto Benet (número dos de Roures) reconoció frente a la justicia americana firmando en nombre de empresas pertenecientes al grupo Mediapro el pasado mes de julio y que llevó a pagar a la productora 24 millones de dólares.

Este viernes se dirime el último capítulo, donde el juez tendrá que decidir si es legal o no apartar a una empresa que ha reconocido sobornar a varias federaciones a cambio de derechos televisivos, justo lo que está sobre la mesa, aunque ahora no se trata de un Mundial sino de la Final de la Copa SM el Rey.

Tanto los órganos jurídicos y de cumplimiento de la RFEF, como el CSD y la CNMC ya avalaron la legalidad de esta cláusula, que en ningún momento impugnó Mediapro. Lo más feo del asunto, es que la empresa televisiva ocultó al juez tanto la aceptación de esta cláusula como el reconocimiento de soborno.

La causa en la que la RFEF justifica su veto se abrió en 2015 por mano de la justicia americana. Comenzó con un tirón de orejas por falta de colaboración finalizando en julio de 2018 con una multa millonaria y la advertencia de reabrir la causa en caso de que Mediapro negase los hechos en un futuro. La pregunta ahora es si este comportamiento llega a oídos de los responsables judiciales o la Policía americana… ¿se reabrirá la causa por soborno?

Pintan malos tiempos para el independentista Roures y el no menos radical Tebas, socios y amigos, que tejieron entorno a los derechos televisivos del fútbol un monopolio de poder y dinero que ahora se tambalea.

Lo último en Deportes

Últimas noticias