Se sitúan públicamente en contra

Roures y Tebas tiemblan con la Superliga

superliga
Tebas y Roures se han quedado en fuera de juego con la Superliga europea.

Jaume Roures y Javier Tebas, presidentes de Mediapro y LaLiga respectivamente, tiemblan con la famosa Superliga que quieren crear algunos de los clubes más grandes de Europa. Desacreditan los datos que están apareciendo para tratar de mantener intacto su 'chiringuito'.

Se ve que a Javier Tebas, presidente de LaLiga, y a Jaume Roures, presidente y propietario de Mediapro, no les seduce demasiado la idea de que se cree una Superliga europea en la que participen los clubes más grandes del continente. Ambos ven cómo su ‘chiringuito’ puede quedar desmontado si esa iniciativa finalmente cristaliza y se hace realidad, y se han encargado de tratar de desprestigiar cualquier idea relacionada con esa nueva ‘Champions’ que tratan de organizar los clubes más importantes de Europa junto a la UEFA.

"Es imposible pagar un fijo de 900 millones por equipo porque no hay dinero para eso. Me parece alucinante que se le dé pábulo a esta ocurrencia. Sólo sería imaginable si se suprimen las ligas nacionales y todos los recursos se emplean en la Superliga. Y aún así…, no lo veo posible", dijo recientemente Jaume Roures, quien ha hecho lo que le ha dado la gana con los derechos televisivos en España.

Su socio Javier Tebas también ha mostrado una postura similar de preocupación ante la posible emancipación de los grandes, incluso haciéndose el imprescindible. "Son proyectos de barra de bar a las cinco de la mañana, no meditados, irresponsables. Se lleva dos años hablando de ese tema y no me sorprende nada de lo que está saliendo. Va a ser un problema muy grande para las ligas nacionales. Todos quieren nuevas competiciones, FIFA, UEFA… y cambiar un modelo de industria que está funcionando muy bien. Y no va a conseguir mejorarlo. Quizá si pueda aunar más riqueza para cinco o seis clubes, nada más", aseveró.

La UEFA y la ECA, la Asociación de Clubes Europeos –más bien, de grandes clubes europeos–, están en conversaciones desde hace tiempo para tomar medidas sobre los intereses comunes de los equipos en lo que se refiere a la máxima competición continental, intereses que confrontarían con los de las competiciones domésticas. Y es que el calendario que se planea es insostenible, queriendo partidos europeos los fines de semana. Ese es el dato más sorprendente que ha trascendido de esa nueva Champions League a partir del 2024, el cambio de horarios. Por otro lado, se estudia la posibilidad de reducir el número de integrantes de LaLiga, pasar de 20 a 16 equipos para que sea más sencillo cuadrar el calendario.

A Tebas y Roures no les gusta que otros actores del mundo del fútbol decidan asuntos en los que ellos puedan quedarse en fuera de juego, como ya ha quedado demostrado con su enfrentamiento constante con la RFEF, aunque en este tema día de hoy ni pinchan ni cortan, algo que molesta especialmente a ambos a tenor de sus manifestaciones públicas. Real Madrid, Barcelona y Atlético, los buenos samaritanos del reparto centralizado de derechos televisivos impulsado por Tebas, se han cansado de no poder competir económicamente con otras ligas.

Lo último en Deportes

Últimas noticias