Champions League 2024-25

Así es la nueva Champions que quieren los grandes clubes y que puede enterrar a la Liga

Champions
Adidas presenta el balón de la final de la Champions 2019.

La UEFA y la ECA planean una revolución para la Champions League a partir del 2024 que provocaría una remodelación del resto de competiciones ligueras de cada país. Ahora se comienzan a conocer más detalles del torneo

El fútbol europeo y las grandes ligas nacionales, tal y como las conocemos, tienen fecha de caducidad. El fútbol, como la vida, muta y cambia con el paso del tiempo. Y a la Champions League y a competiciones como la Liga les tocará dentro de poco. Ya se adelantó hace unos días la reunión que tendría lugar entre la UEFA y la ECA, la Asociación de Clubes Europeos –más bien, de grandes clubes europeos–, en la que tratarían los intereses comunes que no es otro que el de la máxima competición europea, intereses que confrontarían con el las competiciones domésticas y es que el calendario que se planea es insostenible, queriendo jugar el título por la Orejona los fines de semana… se avecinan cambios.

Era el dato más sorprendente que había trascendido de esa nueva Champions League a partir del 2024, el cambio de horarios. La competición europea pasaría a jugarse los fines de semana desplazando a otros días entre semana a las ligas domésticas. De hecho, ya se estudia la posibilidad de reducir el número de integrantes de LaLiga, pasar de 20 a 16 equipos para que sea más sencillo cuadrar el calendario.

Pero ya se conocen más detalles sobre la Champions League que llegará en 2024 o al menos un esbozo de lo que puede ser. La competición pasaría a tener un formato más similar al de una liga. La fase de grupos, hasta ahora de ocho, tendría ahora cuatro con ocho participantes en cada una de ellas, por lo que de disputarse partidos de ida y vuelta, esta fase pasaría a tener 14 encuentros por los seis que tiene en la actualidad.

La revolución de la nueva Champions

Serían en este punto de la temporada, cuando se supere la ronda de grupos, en el momento que se pondría en práctica los encuentros europeos los fines de semanas, el sábado y domingo, aunque no ha trascendido si será a partir de los octavos o a partir de cuartos de final.

Esta variante provocaría también un incremento importante en los ingresos televisivos de la Champions, pasando de los actuales 3.000 millones de euros, a los 9.000. Esto repercutiría entre los participantes, aumentando la cuantía de los premios que recibe cada club a tenor de su rendimiento en la competición.

¿Y quién accedería a ella? Aquí está otro de los grandes cambios que sufriría la Orejona. Los grandes clubes europeos tendrían garantizada su presencia en la competición ya que mantendría su plaza por los coeficientes históricos, algo similar a la Euroliga en baloncesto. Los Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Liverpool, Manchester United, Chelsea, Milán, Juventus, Inter, Oporto, Benfica o PSG, entre otros, tendrían un lugar garantizado en el torneo.

Esta sería la fórmula de la UEFA para ahuyentar a los grandes clubes europeos de una Superliga, ajena a los grandes entes y que tenía al Real Madrid como uno de sus precursores. Esta nueva fórmula convence a los integrantes de la ECA y, aunque estaría en su fase inicial, comienzan a germinar positivamente para que en 2024 tengamos una nueva Champions League en nuestros televisores.

Últimas noticias