Entrevista con el entrenador del Real Madrid

Pablo Laso: «Estoy seguro de que ganaríamos partidos en la NBA»

  • Francisco Rabadán y Nacho Atanes

Si algo caracteriza a Pablo Laso es que en él no hay nada impostado. Dice lo que piensa mientras te mira a los ojos. Su claridad evidencia el carácter de un hombre que ha sido capaz de ganarlo todo lo posible con el Real Madrid y que mantiene el hambre desde el primer día que pisó el Palacio de los Deportes.

Los títulos y los elogios poco o nada han cambiado a un Laso que está centrado únicamente en hacer mejor a su equipo. Quiere a todos y cada uno de sus jugadores como si fueran hijos, habla de ellos en ese tono y recuerda los que se fueron e incluso los que traicionaron a la familia un día.

Lejos de rencores, Laso admite que si pudiera seguiría jugando al baloncesto de forma profesional, pero que eso de entrenar tampoco se le da tan mal. A sus 51 años, se le ve en plena forma. Encaja las críticas, replica a ellas y no edulcora nada. Se ha ganado por derecho propio decir lo que le da la gana.

PREGUNTA: ¿Cómo se mantiene el hambre después de tanto triunfo?

RESPUESTA: Yo creo que hay valorar primero un poco cada temporada, puedes ganar o pensar que has hecho una gran temporada porque has ganado, pero los entrenadores te quedas con algo de lo que has podido hacer mejor durante la temporada, A veces cuando no ganas y pierdes y es todo lo contrario, piensas que lo has hecho bien. Hay que valorar que el equipo siempre tiene que dar el máximo, crecer y mejorar, independientemente de los resultados.

Cuando se gana es mucho más fácil, la victoria da ese reconocimiento al equipo, pero nuestra labor es el obligar al equipo a que tiene que ir siempre a más. No sólo la victoria o la derrota tienen que ser determinantes, sino que tienes que pensar qué debes mejorar. Nosotros venimos de una temporada en la que ganamos la Liga, una temporada muy buena, en la que jugamos las cuatro finales, ganamos un porcentaje altísimo de partidos y ganamos el último día. Y la hemos empezado también bien, con la victoria de la Supercopa, los primeros partidos de Liga y Euroliga.

P: ¿Ha conseguido el Real Madrid convertirse en una especie de familia? Hasta algunos jugadores se han animado a ser formar familias jugando para usted…

R: El equipo tiene una idea de lo que quiere, sobre todo a nivel de club y de equipo. Esa sensación que yo siempre cuento cuando ganamos la primera Copa del Rey, que el presidente me dijo "la que has liado, pero ahora tienes que ganar la Liga". El Real Madrid es esto, siempre ser competitivo y luchar por cada título. Esto los jugadores lo tienen y lo aceptan, y muchos de ellos esa presión la aceptan al punto que la aceptan de buen grado. Se ha convertido en un equipo que tiene una filosofía, que cuando entran y salen jugadores la gente siempre es querida aquí. Los jugadores que llegan o vienen de la cantera rápidamente se acoplan, y es porque hay un trabajo en el tiempo que está por encima de las individualidades y en esop yo me siento muy orgulloso de que los jugadores piensen así. Para mí son todos grandes estrellas, necesarios y claves en el funcionamiento del equipo, pero al final lo que está por delante de todo el equipo.

P: Decía Gregg Popovich que en sus San Antonio Spurs no podía enseñar nada a Parker, Duncan y Ginóbili. ¿Siente algo parecido con sus jugadores veteranos como Llull, Rudy o Felipe?

R: Popovich dice eso, pero los jugadores son los que dicen la verdad y es que siempre aprenden al lado del entrenador. La obligación de los entrenadores es que los jugadores cada vez hagan algo mejor. Es muy difícil tener un jugador perfecto, yo no los tengo. Tengo grandísimos jugadores pero en algo siempre pueden mejorar. Si tuviera que poner un ejemplo lo haría con Felipe Reyes. Tiene 39 años y desde que yo vine aquí hace nueve siempre le he visto hacer cosas mejor. Hay algunas que no las puede mejorar porque se va haciendo mayor como el físico, pero en otras ha ido creciendo y mejorando, ya sea dentro o fuera del campo. Para mí es uno de los grandes éxitos de un entrenador, no sólo ver a tus jugadores mejorar dentro del campo sino también en el aspecto personal. Nosotros intentamos que todos nuestros jugadores crezcan de cara al futuro como jugadores y como personas, porque al final si lo consiguen serán positivos para el equipo, porque al final Popovich lo que quiere es que los Spurs ganen y Pablo Laso lo que quiere es que el Real Madrid gane.

P: Se han hecho muy famosas sus ‘broncas’ o Lasinas a sus jugadores. ¿Cómo lo lleva?

R: Esto es parte del trabajo. El otro día en el aeropuerto de Canarias un señor vino a hablar conmigo y me dijo "Señor Laso quería saludarle, en persona parece mucho más normal… ¡Como si estuviera todo el día enfadado!". Yo creo que soy una persona normal dentro del trabajo que tiene, a mí no me gusta echar broncas. Esto como el padre que le echa la bronca a su hijo, si se las echa será por algo. No es bueno echar siempre broncas, hay veces en que hay que decir las cosas para que puedan llegar y hay veces que te tienes que cabrear. Es muy difícil que mis cabreos sean individuales, porque todos quieren hacerlo bien, pero es dentro de mi manera de ser. Desde hace mucho años he aprendido que cuando el entrenador te echa la bronca es bueno, señal de que le importas. No te fíes del jefe que no te corrige las cosas, ya no en el baloncesto sino en cualquier trabajo. Yo tengo grandes jugadores, pero siempre están dispuestos a seguir aprendiendo.

Yo lo que no puedo es cambiar mi manera de ser. No creo que una bronca debería escandalizar. Mis hijos a veces ven estas Lasinas y dicen ‘buah, en casa se pone peor’. Todo el mundo tiene una reacción en momentos determinados y a veces al contrario. Dentro de cada trabajo y en el mío muchas veces tienes que valorar la situación o sino vas a estar todo el rato echando la bronca o diciendo muy bien, muy bien. El equipo tiene que cumplir un trabajo y que los jugadores mejoren, eso es lo que me obsesiona.

P: Uno que recibió alguna que otra Lasina fue Luka Doncic. Ahora que está triunfando en la NBA, ¿qué consejo le daría?

Que siga siendo el mismo, no me gustaría cambiarle nada a Luka. Yo creo que en todos los aspectos ha sido siempre un jugador muy maduro, que se adapta a cualquier circunstancia, algo que yo valoro por encima de lo gran jugador que es. Vino con 13 años, fue siempre cumpliendo etapas, amoldándose y siempre creciendo como persona y como jugador. Siempre se adapta a todo, por eso cuando me decían que iba a sufrir mucho en la NBA yo no lo creía, porque creía que esa capacidad suya de adaptabilidad, siendo un gran jugador, era lo que le iba a hacer triunfar, y lo demostró desde el principio. Ahora mismo lo único que le diría es que mantenga su amor por el baloncesto, que es lo que le ha hecho triunfar.

P: Garuba, Doncic… ¿la edad es importante para triunfar con usted?

R: Para mí la edad no es muy importante. No es un problema de edad, jugar en el Real Madrid exige muchas cosas pero yo no lo llevo a la edad que tienen. Pienso mucho en lo que son capaces de producir. No soy de los que cree que si son muy jóvenes para jugar en el Real Madrid no pueden jugar y que si son muy viejos tampoco pueden. Los jugadores tienen que ser positivos y hacer mejor al equipo, da igual la edad que tenga. Obviamente no hay ningún jugador que haya jugado en el Real Madrid con 50 años ni con 13, pero hay jugadores que pueden jugar muy pronto como Usman o Luka o tener una carrera muy larga como Felipe o Rudy. Al final lo que yo debo valorar no es la edad, sino lo que son capaces de dar para el equipo. Son importantes para el equipo jueguen uno o 40 minutos.

P: ¿Cómo se enteró del fichaje de Mirotic por el Barcelona?

R: Sinceramente no recuerdo cómo me enteré. Creo que fue saliendo en prensa antes de fichar, ya habíamos oído algún rumor antes de acabar la temporada… Creo que me pilló en Barcelona en las jornadas de entrenadores de la Euroliga. Yo ya habían dicho que iban a fichar a Higgins y Brandon Davies. Que fichasen a Mirotic no fue una noticia que me sorprendiera tanto.

P: ¿Ve a Doncic haciendo lo mismo que Mirotic?

R: No. Yo creo que es diferente. No sé por qué, pero Luka es diferente a Niko y Niko es diferente a Luka. No le veo mucha historia. Yo creo que Niko ha intentado decidir lo mejor para él y yo desearle la mejor de las suertes y que pierda contra el Real Madrid, no puedo desearle nada más. En el caso de Luka es un jugador diferente y la situación de cada uno es muy personal. Yo como entrenador del Real Madrid me preocupo por los míos.

P: Pero hay jugadores que se marchan y siguen siendo madridistas…

R: Para mí es muy importante que los jugadores que han estado con nosotros nos valoren. Eso habla muy bien del club, a mí me enorgullece que jugadores que salen del Real Madrid hablan siempre bien del Real Madrid porque significa que valoran lo que el club les ha dado y que les ha tratado muy bien, es algo que como club siempre intentamos.

P: ¿Qué le parece el proyecto del Barcelona?

R: Me preguntáis mucho por equipos que no son el mío. No me importa, sinceramente. Me preguntáis por el Barcelona y por qué no por el Fenerbahce, el Baskonia, el Unicaja… Yo no sé a quién voy a tener que ganar. Me parece que el Barça ha hecho un equipazo increíble, y si no dijera eso sería tonto. Fichar a Mirotic, fichar a Higgins, a Delaney, a Davies… está clarísimo. Todo el mundo me habla del Barcelona como que parece que es el equipo que me va a ganar, pero a mí me puede ganar el Baskonia, el Maccabi el jueves o el domingo el Fuenlabrada. Lo que me preocupa es el Real Madrid y no el resto de equipos, porque sino no viviría, me tengo que enfrentar a muchos partidos todo el año.

P: Pero convendrá en que quizá hay que poner un límite a esto. ¿Quizá salarial?

R: Como entrenador me gustaría que todos mis jugadores ganaran muchísimo dinero, cuanto más mejor. El limite salarial es algo que habría que preguntar a las ligas que organizan. ¿Mi opinión? Creo que cuesta mucho tiempo, porque vemos de qué padre y madre son cada equipo, los impuestos que se pagan en un país u otro. Creo que en Europa estamos lejos de poder hacerlo. Está en la NBA y entiendo que se mire de cara al futuro en Europa, pero creo que es un tema para ir ‘paso a paso’.

P: ¿Dónde se ve en un futuro a largo plazo como entrenador?

R: No lo pienso mucho. Disfruto mucho de entrenar al Real Madrid. Siempre digo que lo que más me gustaba era ser jugador, pero como ya no puedo, me dedico a entrenar y tengo la suerte de entrenar a un gran equipo y a grandes jugadores. No sé cuanto tiempo voy a entrenar al Real Madrid, el día que fiché no lo sabía, disfruto el día a día, intento hacer bien mi trabajo, valoro que me encanta venir aquí con mi equipo, y estoy muy contento de llevar tanto tiempo en el Madrid porque significa que valoran lo que estoy haciendo.

No me gusta mucho mirar hacia delante, no soy una persona que le guste mirar al futuro, lo hago, pero más a corto plazo. ¿Qué voy a hacer dentro de cinco años si tengo un partido el jueves que es el futuro inmediato? Todas las personas tienen sus ambiciones, seguro que piensas un poco en el futuro, pero muchas veces los deseos son incluso personales, como qué van a estudiar mis hijos. Son mil cosas que piensas en el futuro, pero que realmente es difícil avanzarlas porque la vida cambian de noche a la mañana. ¿Mi ambición como entrenador? Ahora mismo ganar el jueves, no te puedo decir más porque es realmente lo que siento, pero qué duda cabe que es difícil que un entrenador esté toda la vida en el mismo sitio.

R: Hace tiempo que existe un runrún entre el Real Madrid y la NBA. ¿Se ven compitiendo allí en lo estrictamente deportivo?

P: Hemos visto en los últimos años a muchos equipos de Europa ganar a equipos NBA. Sería una competición totalmente diferente porque el baloncesto es totalmente diferente, a un partido ya hemos estado muy cerca de ganar las dos veces que fuimos a Toronto y Memphis, ganamos aquí a Oklahoma, perdimos con Boston… Son competiciones totalmente diferentes, pero lo  que sí creo es que nosotros tenemos un equipo muy competitivo. Si ahora me dijeras de los 82 partidos cuántos vamos a ganar, te diría que ninguno no. Ganaríamos partidos seguro, seguro, seguro. ¿Ganaríamos 50? No sé, no lo creo, pero cero tampoco. Podríamos competir contra muchos equipos, pero ahora mismo son competiciones totalmente diferentes. Es como cuando me preguntan por jugadores de antaño sobre su rendimiento ahora y les digo que no tiene nada que ver con el estilo de juego que había. Hemos visto un gran equipo en EE UU jugando el Mundial y han quedado séptimos. Probablemente no son la séptima potencia del mundo, pero ha habido seis equipos mejores que ellos. El basket FIBA al NBA es muy diferente al NBA.

P: ¿Qué piensa del experimento de Olympiakos de jugar sólo la Euroliga y no estar en su liga nacional?

R: Lo que no entiendo es la situación de jugar la segunda liga griega. El hecho de jugar sólo la Euroliga es una decisión de club y no me meto. También se habló de que el Maccabi iba a hacer dos equipos distintos… yo no creo mucho en eso, creo que un equipo debe tener un calendario exigente, que le obligue en cada partido, eso le va a hacer mejor te motiva y te empuja a crecer. La Euroliga es una competición muy exigente, pero no sé si es justo que un equipo juegue 34 partidos y nosotros nos vayamos a 70 con una liga superexigente como la nuestra…

Hay muchas situaciones en Europa que te pueden sorprender. Todas estas situaciones hay que ajustarlas para que todos tengamos un mismo nivel de motivación economía, mental, económico… ¿Puede un equipo de la primera división francesa tener el mismo presupuesto que un equipo de segunda griega?

Lo último en Deportes

Últimas noticias