Eurocopa 2020: Malta - España

Morata gana al frontón

Morata Espaa
Morata hizo un doblete en el Malta-España.

Victoria solvente y sin apuros de España ante una Malta bulliciosa y ordenada merced a un doblete de Morata. La selección arranca con buen pie la clasificación para la Eurocopa 2020 con dos victorias en sendos partidos

Vea los dos goles de Morata a Malta

Morata ganó al frontón. El delantero, que llevaba más de dos años sin marcar un gol con la selección, lideró la victoria de España en Malta con un doblete que tiró el muro local. La selección dominó todo el encuentro, pero la pobladísima defensa de los malteses consiguió evitar la goleada.

Sin Luis Enrique, que tuvo que abandonar la concentración por "causa de fuerza mayor", España afrontaba el presunto trámite de Malta con un once con más novedades que las listas del PP. Baste reseñar que del duelo ante Noruega sólo repetían Ramos, Asensio y Morata. Muchos cambios y muchas oportunidades hasta componer una alineación joven a la par que inédita. Que era la siguiente: Kepa; Sergi Roberto, Ramos, Hermoso, Gayá; Rodrigo, Saúl, Canales; Asensio, Bernat y Morata.

Malta también tenía un plan. Era un coñazo, sí, pero era un plan. Consistía en apelotonar a la mitad de la población de La Valeta (capital del país para los de la ESO) en torno al área de Bonello. Funcionó un rato. España mareaba la pelota (o la perdiz, que tanto da) con un millón de pases horizontales en busca de un resquicio entre los caballeros malteses. No lo había.

Más de un cuarto de hora tardó España en encontrar su primera ocasión. Fue en el 17 después de una buena maniobra cocinada entre Asensio y Sergi Roberto y finiquitada arriba por Saúl, que llegaba de segunda línea. Malta resistía, pero su caída era sólo cuestión de tiempo o de puntería.

No la tuvo Morata al filo de la media hora, pero sí un par de jugadas después. Marcó –¡aleluya!– después de más de dos años de sequía con la selección. La jugada fue un pase largo de Mario Hermoso, un buen desmarque de Morata, un control orientado con la zona púbica y un remate flojo al que Bonello respondió con la misma torpeza que su padre la noche del 12-1, que muchos de vosotros-ustedes no vivieron, pero aquí el menda sí.

Por fin Morata

España se ponía por delante y dominaba el partido sin darse ni mucha importancia ni mucha prisa. Y así sobrevino el descanso, sin muchas más ocasiones de La Roja y sin que Malta tampoco se hubiera descosido demasiado.

Volvióse del descanso con un guión calcado al de la primera mitad. Dominaba España, con un ubicuo Asensio, y se defendía Malta cada vez con más dificultades. El propio Asensio pudo hacer el 0-2 pero su disparo lo rechazó no sin apuros Bonello jr. Se veía venir el segundo. Y lo marcó Morata, esta vez de cabeza, después de un magnífico centro desde la derecha de Jesús Navas, que acababa casi de entrar al campo.

Con el doblete de Morata, España pasaportaba el partido ante una Malta irreductible y peleona. No fue un partido para sacar deuvedés de recuerdo, pero ganamos que es lo que importa. Dos partidos de clasificación para la Eurocopa y dos victorias, que al final de eso se trata. Y se demuestra, una vez más, que en el fútbol actual, como decía Luis, hasta el más tonto hace un reloj de madera. Y a veces funcionan.

Lo último en Deportes