El falso testimonio de una enfermera incrementa las sospechas

La Justicia argentina investiga ahora si la muerte de Maradona se pudo evitar

maradona
Una imagen de Maradona en uno de sus múltiples homenajes. (AFP)

La investigación sobre la muerte de Maradona va camino de convertirse en una serie de suspense. La Justicia argentina se centra ahora en dilucidar si el fallecimiento de Diego se pudo evitar después de que una enfermera declarase que le obligaron a mentir. El registro judicial del domicilio y la clínica del doctor Leopoldo Luque, médico de El Pelusa sólo es el primer paso de una instrucción judicial que tiene en vilo a Argentina y al mundo entero.

No paran de surgir interrogantes sobre las últimas horas que rodearon a la muerte de Maradona, sobre si recibía la atención médica que necesitaba, sobre quién estuvo a su lado hasta el final e incluso sobre si su alta hospitalaria después de ser intervenido de un coágulo en el cerebro no había sido demasiado temprana.

Los testimonios tomados por la policía judicial de Buenos Aires no han hecho sino incrementar las sospechas en torno a la muerte de Maradona y a los cuidados que recibía, hasta el punto de que su médico personal de los últimos años, Leopoldo Luque, tuvo que dar explicaciones de lo ocurrido después de ser imputado por homicidio doloso y después de que la policía registrara su domicilio y su consulta durante más de tres horas.

El objetivo de la justicia argentina es saber si la muerte de Maradona se pudo evitar y si hubo mala praxis o negligencias desde el punto de vista médico. En esa investigación se centra estos días el trabajo de John Broyad, el fiscal general de San Isidro, que tras la falsa declaración de una enfermera, Dahiana Madrid, que manifestó ante él que le obligaron a mentir, pidió al juez que ordenara el registro domiciliario de la vivienda y de la consulta del doctor Luque.

La justicia está reconstruyendo paso a paso cómo fueron las últimas horas de Maradona en su casa de Tigre. Las investigaciones tratan de ratificar o desmentir las versiones que hablan de que la última vez que se vio a Diego con vida fue en torno a las 7.30 de la mañana, cuando se levantó al baño.

Además, se trata de demostrar si la casa en la que vivía Maradona estaba acondicionada para un paciente como él, así como dilucidar por qué no había elementos médicos imprescindibles como un disfibrilador.

También se pone en duda si Maradona estaba tomando la medicación correcta y tenía la atención médica necesaria durante las 24 horas. Son muchas las preguntas en torno a la muerte de Diego y tanto su familia, como sus amigos y como todos sus fans se merecen respuestas.

Lo último en Deportes

Últimas noticias