La goleada ante el Atlético fue el punto de inflexión

Así ha cambiado Zidane al Real Madrid en 21 días

Zidane Real Madrid
Zidane da instrucciones a su equipo en el Celta-Real Madrid. (EFE)

27 de julio de 2019. Meetlife Stadium, New Jersey. El Real Madrid acaba de caer goleado ante el Atlético por 7-3 –y gracias– en un partido infame de los blancos. Las caras del vestuario tocan el suelo. Los jugadores agachan la cabeza. Saben que la pifia es enorme. Zidane también. El técnico asume que tendrá que empezar a cambiar cosas para resucitar a un equipo.

17 de agosto de 2019. Balaídos, Vigo. El Real Madrid gana sin apuros al Celta por 1-3 a pesar de jugar media hora con diez. Los jugadores lo celebran. Sonríen. Después de una pretemporada de suspenso han empezado la Liga con notable. Han pasado 21 días y estas son las cinco claves de la resurrección del Real Madrid que ha obrado Zidane.

“Trabajo, trabajo y trabajo”

Siempre fue el mensaje de Zidane desde el primer día que cogió al Real Madrid y desde el día de su vuelta. Pero más que una pose, Zidane y su cuerpo técnico intensificaron el trabajo no sólo físico, sino también táctico y anímico para recuperar a una plantilla que estaba rota y sin confianza.

Cambio de actitud de la plantilla

Los jugadores respondieron a la llamada de su entrenador y al toque de atención que les llegaba desde el club. Espabilaron. Cambiaron de actitud y los brazos caídos del día del Atlético se convirtieron en brazos remangados dispuestos a trabajar y correr como el que más.

El ensayo de los tres centrales

La sangría defensiva del Real Madrid en los primeros partidos de pretemporada llevó a Zidane a probar con tres centrales, una fórmula que podría servir para liberar de obligaciones defensivas a los laterales (sobre todo a Marcelo) y para que Hazard dirigiera el ataque con absoluta libertad de movimientos. Salió bien pero sólo a medias. Zidane tomó nota.

El efecto Casemiro

En los primeros partidos de pretemporada el Real Madrid se había partido por el centro. Un equipo sin centro del campo, endeble, descosido. Pero a Zidane le faltaba un futbolista capital en su esquema: Casemiro. Desde que el brasileño volvió de vacaciones el equipo blanco no ha vuelto a perder. Su presencia es absolutamente crucial para Zidane.

Sin debate en la portería

A pesar de la lesión de Courtois y de las buenas actuaciones de Keylor Navas en pretemporada –el tico también tiene el respaldo del vestuario, parte de la afición y un amplio sector de la prensa–, Zidane se mantuvo firme: su portero es Courtois. Le esperó y el belga volvió mejor que nunca. Ante el Celta salvó dos goles imposibles con 1-0 y fue decisivo para el Real Madrid, que es lo que se espera de uno de los mejores porteros del mundo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias