LA MASA FORESTAL MUERTA TRAS LA TEMPESTAD DE NIEVE DE 2017 ERA "UN POLVORÍN"

El vídeo que ‘retrata’ a Puig: el alcalde de Torás advirtió hace un año del «polvorín» de Bejís

Ver vídeo

La denuncia pública no bastó. Un demoledor vídeo grabado hace poco más de un año fue el último SOS lanzado en las redes sociales sin apenas respuesta oficial a Generalitat Valenciana, que preside el socialista Ximo Puig sobre el «grave peligro de incendio» que padecía la pequeña localidad de Torás, en Castellón, desalojada ahora por el pavoroso incendio iniciado en Bejís. En Torás el fuego ha arrasado los cultivos, ha dañado muy seriamente el monte y mantiene a sus habitantes alejados de sus casas. Su alcalde lleva repitiendo desde 2017 que tras las nevadas de enero de aquel año la masa forestal era «un polvorín». Por si el vídeo fuera poco, el PP llevó una pregunta a las Cortes Valencianas y su diputada Elisa Díaz llegó a pedir «por favor» en sede parlamentaria que se actuara, en 2020. 

Torás fue desalojado hace unos días como consecuencia del pavoroso incendio del cercano término de Bejís, que ha arrasado 11.500 hectáreas. Los 17 kilómetros de su término municipal, según explica su alcalde hoy, han quedado arrasados, los cultivos perdidos y el pulmón verde que constituía su bosque se ha visto muy seriamente dañado.

Ahora, un demoledor vídeo, grabado el 16 de julio del pasado año 2021 por el alcalde de la localidad Carlos del Río, la vicesecretaria de Ecología y Desarrollo Sostenible del PP valenciano Elena Albalat y la diputada popular Elisa Díaz, y que ilustra esta noticia, advertía que el monte de Torás era «un puro polvorín» y auguraba que en cualquier momento podía estallar la tragedia.

Pero, para entender lo sucedido ahora hay que remontarse más de 4 años atrás. Según el relato del propio alcalde Carlos del Río, en enero de 2017, Torás fue escenario de una gran nevada, que dejó a la localidad aislada y sin luz. «Cayeron miles de pinos por el peso de la nieve». y esos pinos caídos propiciaron una continuidad de masa forestal muerta alarmante, que formaba la base de ese «polvorín» al que se refiere el alcalde.

A raíz de aquellos hechos, el propio alcalde se puso en contacto con la Consejería: quería que le ayudaran a retirar todos aquellos pinos muertos, porque entendió al instante el peligro enorme que constituían Pero sus esfuerzos fueron estériles.

Torás llega a las Cortes

En noviembre de 2020, la diputada popular en las Cortes Valencianas Elisa Díaz elevó una pregunta a la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica Mireia Mollà -Compromís-. Díaz quería saber si el Gobierno valenciano tenía prevista «alguna actuación» de retirada de madera caída y seca o árboles tronchados en los montes de la zona de Aguamala en Torás, Castellón, y quería conocer, también, en caso afirmativo, qué actuaciones y para cuándo cada una de ellas.

Le respondieron que ya en 2017 «se procedió a la retirada de los árboles caídos que impedían o dificultaban el paso por los caminos del monte de Aguamala» y que en mayo de 2017 se había encomendado un expediente que incluía trabajos de emergencia para paliar los daños en los montes a cargo de la citada Consejería como consecuencia de los temporales por un importe de 1,75 millones de euros. El documento especificaba los trabajos realizados.

«Un polvorín»

El tema continuó rodando pese a las continuas advertencias del alcalde, que repetía que la situación del monte era «un polvorín» una y otra vez. Y, finalmente, en julio de 2021 es cuándo decidieron hacer el vídeo de denuncia que ahora, una vez se han cumplido aquellos negros augurios, toma toda la actualidad.

En ese vídeo, la cámara realiza un recorrido por una zona en la que se aprecian árboles caídos. Y es Elisa Díaz -la misma diputada que llevó a Fiscalía de Castellón el caso de los burros antiincendios- quien toma la palabra  «esta es la situación en que se encuentra después de 4 años y medio el monte de Torás», dice. «Una vergüenza -añade Elisa Díaz-. Tan sólo hubo una pequeña actuación para limpiar lo que es la pista forestal. Pero así sigue el monte: un puro polvorín. Combustible que tenemos cuando hoy, precisamente, hay un grave riesgo de incendio. Y la Consejería dice que no va a hacer nada. desde aquí, desde Torás, lo queremos denunciar. Y vamos a seguir insistiendo para que se actúe y se limpien los montes como es debido».

Fue entonces, cuando según el alcalde «Consejería claudica. Limpiaron menos del 15%», porque en agosto de ese mismo año, la Dirección General de Prevención de Incendios Forestales remitió al Ayuntamiento de Torás una comunicación del inicio de las obras para trabajos de prevención de prevención de incendios forestales mediante la eliminación de combustible muerto por las nevadas 4 años antes, 2017 en el monte de Aguamala y en el municipio de Torás. y preveía actuaciones de roza y clareo, recogida, saca y apilado de residuos y eliminación de residuos.

«Actúen, por favor»

También en noviembre de 2020, en las Cortes Valencianas y, por tanto, en sede parlamentaria, Elisa Díaz había suplicado que «por favor, trasladen al Consell -Gobierno valenciano- que se ha de actuar de manera urgente en los montes, porque tras Gloria el paisaje es dantesco y si no hacemos algo antes de verano, probablemente, lloraremos mucho cuando suceda algo que espero que no llegue a suceder».

Y, por desgracia, lo que ha sucedido ahora ha sido ahora ha sido un devastador incendio. Hoy, el alcalde Torás manifestaba que «sabíamos que esto iba a ocurrir. Era un polvorín. Es momento de empezar a reconstruir. El daño ya está hecho». Y lo decía con conocimiento de causa, porque las plantaciones de trufas, almendros, olivos y otros árboles también se han visto afectadas

 

Lo último en España

Últimas noticias