Psicología

Así funciona la regla del minuto o sistema Kaizen en los niños

regla del minuto
Descubre de qué modo funciona el método Kaizen

Entre los distintos métodos que podemos encontrar dentro de la filosofía Japonesa parece que el Kaizen es uno de los más exitosos en los últimos años. Un método que se corresponde con el arte de lograr la perfección a través de muchos pequeños pasos. De este modo, como filosofía de vida y aplicada en la crianza de los hijos, Kaizen puede ayudarnos a llevarnos mejor con nuestros hijos y con nuestra vida y sacar lo mejor de ambos. Descubramos más a continuación, sobre la regla del minuto o sistema Kaizen en los niños.

La regla del minuto o método Kaizen

Educar a los hijos no es tarea fácil y requiere tener mucha inteligencia así como paciencia. En concreto, esta hay que utilizarla, sobre todo, cuando se tienen hijos muy perezosos a la hora de acometer ciertas tareas. Ante esa actitud, eso sí, hay que ser conscientes de que existe una herramienta muy útil. ¿No sabes cuál? Nos estamos refiriendo a la conocida como regla del minuto. ¿Quieres saber qué es, en qué consiste o qué resultados permite obtener? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Además de por este mencionado nombre, también es conocida como Método Kaizen y tiene un marcado origen japonés. Ese nombre oriental puede traducirse como “sabiduría para cambiar” y tiene como objetivo final conseguir que los niños dejen de lado la pereza.

Sí, pretende lograr que aprendan a ser constantes y perseverantes, que no dejen nada a medias y que consigan convertirse en adultos que siempre trabajan hasta que al final logran sus propósitos.

Su creador

El japonés Masaaki Imai es el responsable de la creación de este método contra la pereza infantil, e incluso adulta. Le ha dado forma pensando en que, con muy poco esfuerzo, se puede aprender a ser constante. Es una técnica que hace que cualquiera que se someta a la misma pueda cambiar sin darse cuenta en ese sentido.

Precisamente por eso es conocido de manera popular en distintos ámbitos como el sistema de la mejora continua.

¿Para qué se usa Kaizen hoy en día?

Hoy en día, el método Kaizen se utiliza mucho en procesos operativos. En última instancia, Kaizen se trata de realizar pequeños cambios para optimizar y mejorar continuamente sus productos, marketing o cualquier otra rama del negocio a largo plazo a través de pequeños pasos.

¿Qué tiene que ver Kaizen con la crianza de los hijos?

Kaizen dentro de la economía de mercado tiene poco que ver con la crianza de los hijos. Sin embargo, Kaizen como filosofía de vida puede ser de gran utilidad en la crianza de los hijos y en los procedimientos domésticos. Kaizen también puede garantizar desarrollos positivos en las escuelas.

¿Cómo funciona?

En el caso de los niños, el método que nos ocupa funciona de manera realmente sencilla. En concreto, consiste en que estos tengan que realizar cada día a la misma hora la idéntica tarea que les cuesta llevar a cabo. La deben acometer durante un único minuto. Así, jornada tras jornada.

¿Por qué solo sesenta segundos? Porque parece ser, según los estudios existentes al respecto, que ese es el tiempo mínimo que se necesita para conseguir comenzar a establecer un hábito en el niño sin que se canse.

De esta manera, conforme la vaya desarrollando logrará dominar esa rutina sin apenas haberse dado cuenta y sin tener que realizar un gran esfuerzo. Los resultados serán notables muy pronto, tanto es así que, de manera progresiva, por su propia cuenta o porque de esta manera lo estimen sus padres se irá aumentando ese minuto. En concreto, se incrementará en dos minutos, luego en tres, después en cuatro y así sucesivamente.

Partiendo de lo establecido, lo habitual es que los progenitores que opten por emplear esta herramienta la utilicen para conseguir que sus hijos empiecen a recoger los juguetes que dejan tirados por la casa o a ordenar su cuarto.

Beneficios de la regla del minuto

Numerosas son las ventajas que trae consigo la utilización de esta técnica, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Contribuye a que el menor deje de ser perezoso sin que apenas se dé cuenta y sin que tenga que realizar un gran esfuerzo.
  • Mejora de forma contundente su autoestima.
  • Se logra que los pequeños vayan fortaleciendo su compromiso, por ejemplo, con el resto de la familia cuando las tareas que realiza contribuyen a mantener el hogar en perfecto estado. Es decir, cuando acomete acciones en pro del bien común.
  • Aumenta la motivación de los niños.
  • Les muestra el valor del compromiso y el trabajo.
  • Contribuye a que en la casa familiar se dejen de lado conflictos habituales entre padres e hijos porque estos no participan, no se esfuerzan o no ponen de su parte.
  • También ayuda a que los pequeños puedan aprender la importancia de ser constante en la vida, en cualquier faceta de la misma, ya sea el ámbito profesional o el personal.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, es importante que tengamos en cuenta otra serie de aspectos muy importantes con respecto a este método japonés contra la pereza:

  • Para que los resultados sean los esperados, se hace necesario que cuando acabe el minuto en el que ha estado realizando la tarea pertinente, al niño se le alabe por haberla realizado. Eso le irá motivando para continuar dejando de lado la pereza.
  • Hay padres y educadores que recurren a la misma para mejorar el rendimiento escolar, crear rutinas en cuanto a la higiene personal o bien incluso a la práctica de ejercicio.
  • Se considera que los progenitores que recurran al Método Kaizen deben tener en todo momento constancia y mucha paciencia.

El método Kaizen no implica niños perfectos

Aunque eduquemos a nuestros hijos con la regla del minuto o método Kaizen no debemos esperar con ello que sean perfectos en todo.

Si bien el perfeccionismo es algo deseable en teoría, el verdadero perfeccionismo generalmente no se puede implementar directamente. Por supuesto que debemos buscar el perfeccionismo en todo lo que hacemos, pero eso no lo logramos tratando siempre de dar el paso perfecto inmediatamente, sino aprendiendo, mejorando constantemente los pasos que tenemos que dar y será mucho más fácil para los niños, acercarnos a esta perfección que dar un paso perfecto. Tienes que deshacerte de la idea de que pueden lograr directamente un resultado perfecto con una sola acción que realices. Es mucho mejor hacer mejoras pequeñas y rápidas y alcanzar la perfección a través de ellas. Así que no siempre busques la solución perfecta para tus hijos de inmediato, porque si somos honestos, generalmente solo significa que no pasa nada durante un largo período de tiempo, finalmente tienes que darte cuenta de que no hay una manera perfecta y luego comienzas a dar pequeños pasos hacia adelante. Omite este tiempo de espera sin sentido y comienza de inmediato con pequeños pasos.

¿Qué te ha parecido esta regla del minuto? ¿Te vas a animar a ponerla en práctica en tu casa y con tus hijos pequeños?.

Lo último en Bebés

Últimas noticias