Dar miel a los bebés ha traído consigo una peligrosa consecuencia

dar miel a los bebés
Dar miel a los bebés ha traído consigo una peligrosa consecuencia

Al dar miel a los bebés se ha requerido la hospitalización de cuatro pequeños

La alimentación es una de las cosas que más debe preocupar a los padres con respecto a sus hijos. Y es que de esa depende que puedan crecer sanos y fuertes. Por ese motivo, es importante que cuiden mucho los productos que les dan. De ahí que deban conocer un caso relacionado con niños. En concreto, nos estamos refiriendo a que dar miel a los bebés ha traído consigo una peligrosa consecuencia para estos.

Sigue leyendo y la descubrirás.

¿Dónde se ha producido?

En Estados Unidos es donde ha tenido lugar el caso que ahora nos ocupa. Más, en concreto, ha tomado como escenario Texas.

Los protagonistas

Un total de cuatro bebés residentes en Texas son los que han sufrido las consecuencias de que sus padres les hayan dado miel. Y es que este alimento les ha llevado a tener que ser hospitalizados.

Dar miel a los bebés ha generado una peligrosa consecuencia

Según se ha dado a conocer a través de diversos medios de comunicación, tras el comunicado del Departamento de los Servicios de Salud del Estado de Texas, hay cuatro bebés que han tenido que ser ingresados. Y todo como consecuencia de haber ingerido miel, mediante chupetes impregnados en aquella. En concreto, ese alimento les ha provocado botulismo, debido a las esporas que dan forma a distintas bacterias que se puede encontrar fácilmente en el citado producto.

Esporas que cuando son ingeridas por los bebés no solo liberan toxinas que pueden llegar a ser mortales sino que, además, se producen en sus intestinos que aún son inmaduros. En concreto, las estadísticas vienen a establecer que esa enfermedad provoca un 5 % de casos de mortalidad infantil.

dar miel a los bebés
Cuatro bebés han sido hospitalizados en Texas

¿Qué es el botulismo?

El botulismo es una enfermedad rara que ya apenas se encuentra en el mundo occidental. No obstante, con estos cuatro casos que hemos conocido, está claro que es muy importante evitar que los niños consuman miel porque pueden sufrirla.

Entre los síntomas que trae consigo la mencionada patología nos encontramos con algunos tales como los siguientes:

  • Debilidad muscular.
  • Boca seca.
  • Visión borrosa.
  • También puede provocar la caída de los párpados.
  • No menos relevante es que, de igual modo, puede provocar visión doble.
  • Asimismo es capaz de generar dificultad tanto para tragar como para hablar.

Cuando se cree que una persona sufre botulismo es necesario su ingreso hospitalario porque en el centro sanitario será donde puedan recibir el tratamiento más adecuado. En concreto, puede desde incluir antitoxinas hasta cirugía pasando por lo que es una terapia intensiva. Eso sí, hay que saber que el citado tratamiento cuanto antes se establezca mucho mejor para el paciente. No obstante, este podrá prevenir daños mayores, aunque los que ya haya generado no se podrán solucionar.

Otros datos de interés

Además de todo lo indicado, no podemos pasar por alto tampoco otra serie de aspectos relevantes sobre el botulismo como son los siguientes:

  • Las conservas caseras también pueden provocar esta enfermedad al igual que la miel. Y es que no hay que olvidar que pueden generarla porque no han sido envasadas o procesadas de la forma correcta.
  • Otro de los síntomas que trae consigo la mencionada patología es tener la sensación de que la lengua es gruesa. Y a este se puede añadir pupilas dilatadas, náuseas, vómitos, estreñimiento, disminución de la lucidez mental o ausencia temporal de la respiración. En el caso de los bebés lo más habituales son la dificultad respiratoria, la pérdida del tono muscular, una mala alimentación o el estreñimiento.
  • Si el recipiente de las conservas está hinchado, tiene espuma al abrirlo o el recipiente está agrietado hay que desecharlas para evitar el botulismo. De la misma manera, también habrá que tirar el producto si al abrirlo los alimentos que contiene huelen mal, presentan un aspecto descolorido o cuentan con moho.
  • Exámenes de lo que es la materia fecal y también pruebas del contenido gástrico son las que se realizan fundamentalmente para poder descubrir si una persona sufre de botulismo.
  • Además de por alimentos, el botulismo puede producirse por una herida.

Por todo lo expuesto, es importante que controles el consumo que tu bebé hace de la miel y que si quieres dársela se lo consultes previamente al pediatra para que te realice las indicaciones oportunas al respecto.

Lo último en Bebés