La pérdida del líquido amniótico en el embarazo

líquido amniótico
Contratiempo en el embarazo, pérdida del líquido amniótico

Numerosas son las situaciones que pueden producirse durante el embarazo dando lugar a alguna complicación o hecho inesperado. Y este sería el caso de la pérdida del líquido amniótico que puede transformarse, en ciertas ocasiones, en riesgo para el bebé y la mamá.

Si sigues leyendo podrás descubrir cuándo sí y cuando no es un peligro. Toma nota.

¿Qué es el líquido amniótico?

Para comenzar, lo primero es saber qué es realmente el líquido amniótico. Pues bien, debes saber que se trata del fluido líquido que se encarga de rodear al bebé durante la gestación, dentro del llamado saco amniótico o bolsa.

A partir de la cuarta semana de gestación es cuando comienza a aparecer el citado líquido. En un primer momento solo está formado por lo que es plasma sanguíneo de la madre. Sin embargo, progresivamente va cambiando. En concreto, podemos establecer que en el segundo trimestre del embarazo el propio bebé juega un papel esencial en la producción de aquel, pues lo ingiere y lo expulsa mediante la orina.

Juega un papel esencial pues desarrolla varias funciones importantes:

  • Protege al feto de lo que son posibles lesiones externas.
  • Le ayuda al bebé que viene en camino a estar calentito dentro de su mamá.
  • Ejerce una labor de prevención al evitar que los órganos de la madre puedan provocar presión en el pequeño.
  • Alimenta al feto, concretamente le aporta proteínas.
  • Contribuye a que distintos órganos del feto, como sería el caso de los pulmones, se desarrollen de la forma adecuada.

Causas de la pérdida

Por regla general, la mujer no pierde líquido amniótico durante el embarazo, salvo cuando el parto es inminente. No obstante, en ocasiones puntuales sí se produce antes del alumbramiento. Y eso requiere que, de forma inmediata, acuda al hospital cuando se dé cuenta de que por su vagina está expulsando el citado fluido.

¿Qué situaciones pueden provocar la mencionada pérdida del líquido amniótico? Algunas tales como estas:

  • La mujer ha sido sometida a una amniocentesis y esta ha provocado la rotura de la bolsa.
  • De la misma manera, puede suceder que la pérdida sea producida por una infección de tipo intramniótica.
  • Porque hay una amenaza de lo que es un parto prematuro.
  • También puede ser causada por una sobredistensión del útero.
líquido amniótico
El doctor determinará el mejor tratamiento

Tratamiento

No se puede establecer que exista un tratamiento único cuando se produce una pérdida del líquido amniótico. Y es que todo dependerá de la causa que la ha originado y, por supuesto, de la situación en la que se encuentra el feto.

No obstante, lo más habitual es que el doctor lleve a cabo el ingreso de la paciente para poder someterla a pruebas y analizar de forma exhaustiva el estado del feto. En concreto, eso le permitirá descubrir el origen de la situación e incluso detectar situaciones que esa pérdida se ha encargado de avisar como pueden ser anomalías fetales o retraso en el crecimiento uterino.

En base a los resultados que obtenga, el médico tomará las medidas oportunas y entre ellas puede estar inducir el parto.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto otros aspectos interesantes respecto a la pérdida del líquido amniótico como son los siguientes:

  • El riesgo que entraña la pérdida del líquido amniótico irá en función tanto de la etapa del embarazo en la que se produzca como de la cantidad que se haya eliminado.
  • Para saber si se ha producido pérdida hay que fijarse en la ropa interior. En concreto, las braguitas estarán manchadas con un líquido transparente y sin olor. No se confunde ni con flujo, que es más espeso, ni tampoco con orina, que es amarilla y tiene olor.
  • Hay que ser consciente de que en las farmacias hay una serie de tests caseros para saber si se ha producido una pérdida de líquido amniótico. Tienen forma de salvaslips y se colocan en la ropa interior. Según el color que adquieran indicarán si esa situación se está produciendo o no.
  • Se producen ocasiones puntuales en las que el líquido amniótico adquiere un color verdoso o marrón o que incluso cuenta con sangre abundante. En ese caso, hay que acudir sin dilaciones al hospital porque todo indica que el feto está teniendo algún problema.

Síguenos en Facebook y podrás conocer más situaciones sobre las que merece la pena que estés prevenida en pro de la gestación.

Temas

Comentar

Últimas noticias