inseguridad ciudadana

Los vigilantes de la Estación Intermodal de Palma denuncian agresiones diarias y amenazas con arma blanca

Ver vídeo

Los vigilantes de la Estación Intermodal de Palma denuncian agresiones diarias y amenazas con arma blanca. Rafael Leito, coordinador de Alternativa Sindical en Baleares y trabajador de seguridad en esta estación, no se esconde ante esta situación y asegura que están viviendo «las mentiras del conseller de Transportes» del Govern de Francina Armengol, Josep Marí Ribas. Este empleado critica que el conseller desconoce «las cifras de usuarios que pasan por aquí a diario, que no son 35.000, sino entre 55.000 y 60.000 personas».

Leito describe el inquietante panorama en materia de seguridad que sufren los vigilantes y los usuarios de tren, autobús y metro de la estación central del transporte público de la capital balear, uno de los lugares de reunión y captación de menores tuteladas y abusadas, según revelaron diversos testimonios la primavera pasada a la Misión de la Unión Europea desplazada a Mallorca.

Este representante sindical denuncia que «las agresiones son diarias y con armas blancas. El otro día un hombre que quería robar a una persona mayor me puso un machete en el cuello. Denuncias, todas las que queráis en la Policía Nacional».

«Las intervenciones son diarias», abunda, «como esta misma noche, cuando un chico argelino pegó dos patadas a una chica que casi la tira por las escaleras. Tuvieron que intervenir mis compañeros y fue detenido».

Un ambiente de inseguridad del que es conocedor el conseller socialista Marí, que mira para otro lado y no adopta medida alguna para reforzar la vigilancia, por lo que son los guardas de seguridad, usuarios y los propios interventores de los trenes quienes tienen que hacer frente a diario a esta delicada situación.

Leito, precisamente, se hace eco de la reciente agresión al interventor de un tren por parte de un usuario que se coló gratis. El sujeto en cuestión viajaba con la tarjeta de transporte de una mujer, por lo que el interventor le dio la opción de pagar el billete para seguir su trayecto Palma-Inca, a lo que se negó, rechazando también abandonar el convoy.

Finalmente, el interventor lo expulsó del tren a la altura de la estación palmesana de Son Costa, en la calle Jacinto Verdaguer, tras aguantar los insultos y amenazas del usuario.

Al ver la patente falta de vigilancia en el interior del tren, el sujeto en cuestión esperó el siguiente servicio ferroviario y logró llegar a la Estación de Inca poco tiempo después, donde encontró al interventor. Tras insultarle, le propinó dos puñetazos y una patada rompiéndole la ceja al empleado público, procediendo los agentes de seguridad de la estación a su detención y posterior puesta a disposición policial.

Todo ello ante el silencio total del conseller socialista y de un Govern que en ningún momento se ha solidarizado ni ha denunciado agresiones como éstas, entre los múltiples incidentes que se ven obligados a soportar a diario los vigilantes de la insegura Estación Intermodal de Palma.

Para hacer frente a esta situación, los vigilantes exigen la apertura de una comisaría policial, guías caninos, presencia armada permanente con un aumento de efectivos y un complemento salarial por la peligrosidad de la labor que desarrollan.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias