El Papa celebra el viacrucis del Viernes Santo con cinco reos y cinco sanitarios en una plaza de San Pedro vacía

El Papa Francisco recorrió ayer el tradicional viacrucis por la Plaza de San Pedro en un silencio sobrecogedor acompañado por cinco reos procedentes de la cárcel de la Ciudad de Padua, una de las villas más castigadas por la pandemia, y de cinco sanitarios. Un enorme contraste si lo compramos con la ceremonia del año pasado a la que asistieron alrededor de 20.000 personas.  Su santidad el Papa ha querido recordar durante la liturgia a aquellos que sufren la enfermedad y a los que permanecen confinados para luchar contra la COVID-19.