Microsoft

Microsoft ¿estás ahí? Su incursión en el mundo del más allá

Un proyecto que, de momento, ha sido aparcado.

Microsoft chatbots
Chatbots

Todos nos enfrentamos cada día a los chatbots, unas herramientas de comunicación que hacen uso de la inteligencia artificial y que nos ayudan a comunicarnos con, por ejemplo, servicios técnicos de empresas. Pero la relación de Microsoft y los chatbots ha ido más allá. nunca mejor dicho. La compañía Ha anunciado que de momento aparca un proyecto en el que gracias a los chatbots nos podríamos comunicar con personas ya fallecidas.

Microsoft y los chatbots

Aunque el tema comenzó a moverse en diciembre, el director general de Microsoft para programas de Inteligencia Artificial, Tim O’Brien, ha anunciado que su empresa aparca un proyecto de comunicación peculiar: mediante chatbots pretendía que cualquier usuario pudiera comunicarse con personas ya fallecidas, independientemente de que fuesen familiares o personalidades famosas.

Según sus propias palabras, esta tecnología ya está patentada, pero de momento quedará en un segundo plano porque es «perturbadora». No parece haber sido vista con muy buenos ojos, ya que se mete de lleno con un dilema moral.

¿Cómo se haría esta comunicación?

La idea sería recopilar toda la información sobre esa persona, incluyendo la de redes sociales, y mediante el uso de algoritmos de inteligencia artificial, una persona podría entablar una comunicación a través de un chatbot con ella.

Toda esa información darían una visión muy próxima de cómo sería en realidad esa persona, que además incluiría  la simulación de ciertas características del difunto, como el tono de voz o la manera de expresarse.

Pero todo esto no acaba aquí, ya que esta simulación incluiría también una en tres dimensiones, para poder dar mayor realismo a la comunicación, y tendría en cuenta los datos geográficos del interlocutor, para así poder adaptar más el realismo de esa conversación.

Aunque la idea es excelente, contaría con una serie de trabas morales y éticas, por no decir de aquellas de tipo legal. Si una persona ya no existe, ¿cómo es posible que un robot se hiciera pasar por él para comunicarse con otro individuo? ¿Y si alguien mediante otra tecnología es capaz de manipular ese chatbot? ¿Debieran dar los familiares de ese difunto permiso para crear el chatbot?  ¿Se podría crear un chatbot con un personaje histórico realmente despreciable como Adolf Hitler? Son preguntas que todavía no tienen una respuesta muy clara.

Microsoft se lo piensa 2 veces

Fuentes de la compañía asegura que la tecnología ya está preparada y lista, es más, ha quedado debidamente patentada. Pero de momento prefieren aparcar el proyecto por todas estas cuestiones referidas, que haría que la compañía tuviese que resolver demasiados dilemas. Hasta que no existan unos claros parámetros éticos, que implicaría a sectores que no tienen que ver con la tecnología, Microsoft no piensa seguir adelante con esta idea.

En todo caso, es una buena prueba de cómo la tecnología basada en la inteligencia artificial ha conseguido que se automaticen algunas tareas de manera corriente.

Tal y como hemos comentado al comienzo del artículo, en gran parte de las ocasiones somos atendidos mediante chatbots cuando queremos comunicarnos con alguna empresa. ¿Recuerdas cuándo visitas el perfil en Facebook de una marca y aparece una ventana en Messenger con preguntas? Sí, es un chatbot.

Por todas estas razones, Microsoft aparcado su proyecto de chatbots para quizás retomarla cuando, como sociedad, estemos más preparados. El asunto ético no es menos importante que el tecnológico.

 

 

 

Lo último en Tecnología

Últimas noticias