Relaciones de pareja: Cómo evitar el síndrome del ‘Ni contigo, ni sin ti’

relaciones tóxicas
relaciones tóxicas

Hay relaciones algo complicadas como el conocido síndrome Ni contigo, ni sin ti. Son esas parejas que no pueden estar la una sin la otra, pero cuando se juntan están siempre a la greña.

A la larga este tipo de relaciones acaban siendo algo dañinas y tóxicas, de manera que lo mejor es analizar este problema y evitar que nos pase. Separarse de esa persona es, en la gran parte de los casos, la mejor solución,

Pautas para evitar el ‘Ni contigo, ni sin ti’

Quedar como amigos

Va a ser muy complicado, pero mucho más lo será seguir con este estira y afloja que no lleva a ninguna parte. De manera que una solución es quedar como amigos y verse poco, claro. Porque tales personas cuando vuelven a verse, se enganchan de tal manera que resulta complicado no volver a caer.

Establecer una relación abierta

Con el fin de no sufrir tanto, especialmente cuando hay discusiones de pareja, otra posible pauta es establecer una relación abierta. Si ambos miembros de la pareja están conformes no tiene que haber ningún tipo de problema, de manera que pueden verse cuando les apetezca sin tener una atadura tan fuerte.

Centrarse en el ocio y en los amigos

Como no hay manera de desengancharse de esta persona, la mejora manera es sencillamente no verla ni mantener contacto con ella. Para esto nos refugiaremos en todo aquello que nos guste hacer, viajaremos, practicaremos deporte, saldremos con amigos… y las posibilidades de conocer a más personas aumentarán.

Motivos de relaciones tóxicas

Hay miles de motivos que explican cuando una relación es tóxica y las personas parece que no pueden estar con otras. Primeramente, puede ser por la falta de autoestima de los dos o uno de los dos miembros de la pareja. Luego por miedo a decir no a acabar una relación que no lleva a ningún lugar por miedo a la soledad, a no encontrar a nadie más, a no renunciar a planes ya establecidos o a cambiar a la fuerza de círculos de amigos cuando estos son compartidos.

El miedo a lo desconocido puede pasarnos factura y realmente una vez superada esta fase uno se encuentra libre y con muchas ganas de enamorarse de nuevo.

 

Lo último en Salud