Dietas y calorías

Las dietas que debes seguir para adelgazar sin contar calorías

Las dietas que debes seguir para adelgazar sin contar calorías
Las dietas que debes seguir para adelgazar sin contar calorías

Últimamente se han impuesto una serie de dietas para adelgazar donde hay que contar calorías con el fin de comer menos de determinados alimentos. La verdad es que algunas pueden estar reconocidas por los nutricionistas mientras que otras no, y lo ideal es comer de forma saludable. Qué dietas debes seguir para adelgazar sin contar calorías.

Dieta mediterránea

Es una de las más completas y también aceptadas por médicos y nutricionistas. Su particularidad radica en nutrirse a través de alimentos frescos y variados. Así no uno no se aburre, come bien y no está haciendo dieta si no alimentándose de forma más sana y mejor.

¿Qué debemos hacer?

-Procura alimentarte con alimentos bajos en calorías y que sacien. Entre ellos se encuentran los cereales integrales (pan de harina integral, arroz integral), legumbres como las lentejas y llenar al menos la mitad del plato con vegetales y frutas.

-Cuando vayas a consumir carne procura retirar las partes que tengan grasa y decántate por porciones pequeñas. Escoge los cortes magros de carne y la cantidad adecuada, que debe oscilar entre los 100 y los 115 gramos por ración. Es más o menos lo que te entraría en una mano.

-Suprimir de la dieta los alimentos fritos. Lo único que consiguen es sumarle calorías y grasa a la alimentación. En cuanto a la forma de preparación procura realizar salteados en una sartén antiadherente con muy poca cantidad de aceite. Será mucho mejor si empleas una botella con spray. Cocinar al horno, al vapor o hervido son otras de las posibilidades que existen para conseguir una alimentación saludable y libre de grasas.

-Cuidado a la hora de consumir lácteos: tanto el yogur, la leche y el queso resultan unas estupendas fuentes de calcio y proteínas, pero las versiones enteras de estos alimentos destacan sobre todo por su alto contenido en grasas.

-Suprimir la comida rápida: las patatas fritas, pizzas, hamburguesas, nuggets de pollo y perritos calientes son algunos de los productos más característicos de la comida rápida. Hay dos aspectos de estos alimentos que acaban provocando el incremento de peso. Por un lado, son ricos en calorías y grasas y por otra parte las comidas más apetecibles suelen ser excesivamente copiosas y dan lugar a comer más de la cuenta. Cuando acudes a una cadena de comida rápida acabas comiendo un menú compuesto por hamburguesa, patatas, refresco, algún acompañamiento más y un postre.

-Evita los tentempiés que sean bajos en nutrientes y ricos en calorías. A todo el mundo le gustan las patatas fritas chips y otros aperitivos fritos, pero no se aconsejan por su elevado contenido en grasas y calorías. Hay que tener cuidado también con aquellos snacks que se presentan como bajos en grasas, ya que al final contarán con muchas calorías al incluir altas cantidades de azúcares y otros hidratos de carbono.

-Cuidado con las bebidas. No sólo hay que preocuparse por la alimentación, también por la bebida. Lo más adecuado sería consumir un par de litros de agua al día y apartar de nuestra dieta los refrescos, los zumos de frutas que se compran envasados en el supermercado y las bebidas con alcohol que cuentan con muchas calorías.

Frutas y hortalizas, principalmente

Según la Fundación Mediterránea, las frutas y hortalizas representan una parte esencial de la Dieta Mediterránea, aportando beneficios nutricionales y contribuyendo a un estilo de vida equilibrado, saludable y, al mismo tiempo contribuir a la sostenibilidad del planeta mejorando los resultados medioambientales.

Grasas buenas

O saludables porque entre los alimentos que componen las dietas que debes seguir para adelgazar sin contar calorías está el aceite de oliva, pescado y frutos secos. todos ellos llevan grasas buenas y evitamos caer en las saturadas que no aportan nada.

Siempre hidratación

Hay más, porque tales dietas alimentarias deben garantizar el aporte diario de entre 1,5 y 2 litros de agua. Una correcta hidratación es esencial para mantener un buen equilibrio de agua corporal, si bien las necesidades varían según la edad de las personas, el nivel de actividad física que se realice, la situación personal y las condiciones climáticas.

 

Lo último en OkSalud

Últimas noticias