Salsas

Mermelada de chorizo

Mermelada-de-chorizo2
0 Comentar

Pues sí, no se trata de un error ni tampoco nos ha invadido ningún tipo de fiebre culinaria con disparatadas aspiraciones creativas.

Habéis leído bien; nuestra receta de hoy es ni más ni menos que una riquísima y sorprendente mermelada de chorizo.

Y puede que os suene algo raro, pero desde luego es una de esas cosas que merece la pena probar para poder opinar. Untada en pan, en una tosta sobre un poquito de queso brie, o en saquitos de pasta filo, esta receta hará que más de uno se quede con la boca abierta.

Seguro que ya estáis buscando hueco en el estante para colocar esta nueva conserva, así que no os hacemos esperar más…

Ingredientes:

  • 400 g de chorizo para uso de cocina
  • 2 cebollas pequeñas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cayena pequeña
  • 400 ml de sidra
  • 100 g de miel
  • 4 cucharadas de vinagre de Jerez
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Mermelada-de-chorizo1

Empezaremos quitando la piel al chorizo y partiéndolo en trozos pequeños. Recomendación: Como os hemos indicado en el listado de ingredientes, tenéis que usar el tipo de chorizo que emplearíamos normalmente para cocinar.

En una sartén amplia echamos un poquito de aceite de oliva (lo justo para que la superficie quede mojada) y agregamos el chorizo. Ponemos a fuego medio-bajo y dejamos que éste suelte toda su grasa. Lo sacamos antes de que empiece a dorarse y lo retiramos en un plato.

Reservamos el aceite con la grasa.

Pelamos, lavamos y picamos la cebolla. La incorporamos en la sartén con la mezcla anterior (aceite y grasa) y dejamos que se vaya pochando.

Mientras, iremos picando en trozos muy pequeños la cayena y los ajos. Recomendación: Picado ambos muy pequeños para que los trozos queden bien integrados. No obstante, si no quieres ese toque picante, no uses la cayena.

Cuando la cebolla esté lista añadiremos la cayena y los ajos picados, damos un par de vueltas y agregamos la sidra, la miel, el vinagre y el chorizo que teníamos reservado.

Lo mantenemos a fuego medio y cuando rompa a hervir lo bajamos. Esperamos a que vaya reduciendo. Retiraremos una vez se haya consumido casi todo el líquido. Recomendación: Tened en cuenta que cuando se enfríe, espesará aún más así que no dejéis que se seque demasiado antes de quitarlo del fuego.

Ponemos todo en el vaso de la batidora y trituramos bien. O si sois de los que os gusta encontraros los trocitos en la mermelada, podéis darle un ligero golpe de batidora.

Finalmente lo meteremos en tarros que previamente habremos esterilizado. Esto último es de suma importancia, no bastará con lavarlos, ya que cualquier impureza estropearía la conservación del producto con el consiguiente riesgo que ello conlleva.

Si habéis hecho demasiada cantidad y queréis hacer conserva para que os dure más tiempo, envasad al vacío poniéndolos al baño María (bastará con meterlos bien cerrados sobre un paño de cocina en una fuente con agua que cubra y dejar hervir durante unos 15 minutos).

Y ya tendremos lista esta deliciosa mermelada de chorizo.

 

 

Resumen
recipe image
Receta
Mermelada de chorizo
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas