4M / Las elecciones generales de Madrid

Vigilantes de seguridad de Correos: «Es imposible que se hayan colado tres sobres con balas»

El Sindicato Trabajadores de Seguridad en Andalucía avisa que "los escáner utilizados en Correos detectan cualquier elemento metálico y avisa de su localización con elementos sonoros"

Los sindicatos dudan de que las cartas con balas pasaran los controles por "error" de un vigilante

seguridad Correos
Un sobre pasando los controles de un escáner detector.

Los vigilantes de seguridad destinados a la oficina de Correos aseguran que es «prácticamente imposible que se hayan colado tres sobres» con balas en su interior, en relación a las cartas amenazantes a Fernando Grande-Marlaska, Pablo Iglesias y María Gámez. Así lo asegura el Sindicato Trabajadores de Seguridad en Andalucía (STS-A) a través de un comunicado.

«Y cuánto menos sospechoso», recalcan los vigilantes para defender su labor frente a las dudas y a las críticas que han generado las cartas amenazantes enviadas a los dirigentes políticos. El mismo sindicato asegura también que el escáner que utiliza Correos detecta «cualquier elemento metálico y avisa de su localización con elementos sonoros, para su posterior revisión por el vigilante de seguridad».

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el candidato de Podemos a las elecciones de la Comunidad de Madrid del 4-M, Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, recibieron la semana pasada cartas amenazas con balas en su interior.

Otros dirigentes que han recibido este tipo de amenazas han sido la presidenta de la Comunidad de Madrid y la candidata del PP al 4M, Isabel Díaz Ayuso, y el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Los vigilantes de seguridad recuerdan también que estos sobres «tenían el sello ‘a su procedencia’, con lo cual deberían quedar en la oficina de Correos, hasta la presentación de su remitente y, en caso contrario, proceder a su destrucción, pasado un tiempo, tal y cómo establece la legislación vigente». «Los motivos por los que el sobre tiene el sello ‘a su procedencia’, se encuentra en el reverso, ahí podrían comprobar los motivos de la devolución, los cuáles no han trascendido», añaden en este sentido.

Otro dato que aportan es que el escáner que el servicio de mensajería «no para su actividad si los escáner están averiados, y esto es algo que debe saberse».

Destacan su labor y defienden que la red del servicio de Correos es «segura». «El trabajo de los vigilantes de seguridad en el control de paquetería es excelente, denunciando y evitando el tráfico de objetos y sustancias ilegales, a diario, gracias a lo cual, la red de correo de España puede considerarse segura, y jamás se había dado un caso de éste tipo, tras la implantación de éste Servicio de Seguridad en la época de ETA», enfatizan.

«Es raro los 3 fallos del sistema»

Los mismos trabajadores sostienen que esos sobres «jamás» deberían haber llegado a sus destinatarios porque deberían «haber sido devueltos» tal y como se puede comprobar en los sellos. «Más raro, si cabe, es que se produjesen 3 fallos del sistema, y los tres con las mismas características».

«Cabe destacar, además, que los sobres se introducen en el escáner por una ranura, pasando al día cientos de sobres, que después son seleccionados y organizados, por lo que éstos sobres habrían pasado el escáner con una distancia en espacio y tiempo, lo cual también aumenta la rareza del caso», apostilla el Sindicato Trabajadores de Seguridad (STS-A).

Por último, esta asociación solicita a Correos que abra una investigación sobre estas cartas amenazantes y que rectifique la acusación realizada «a la ligera e indiscriminada» del vigilante de seguridad que se encontraba de servicio el mismo día que llegaron los sobres. «Correos se ha dispuesto a ‘acusar’ a un profesional, y a distribuir dicha información por los distintos medios de comunicación, sin iniciar investigación ni audiencia previa», recalca en Sindicato.

Tampoco descarta tomar «las medidas judiciales y que, de todos tipo, considerásemos necesarias para que se ajusten a derecho».

Lo último en España

Últimas noticias