El pirómano que se hacía pasar por enfermero: "Ahora tendré que entrar en prisión"

En una llamada telefónica el falso enfermero admite a su ex pareja que ahora deberá volver a prisión y cumplir la condena. Santiago Blanco ya estuvo en la cárcel por provocar dieciséis incendios en Galicia.

OKDIARIO se ha puesto en contacto con Santiago Blanco Lorenzo, el pirómano que se hacia pasar por enfermero con un título falso y cuyo fraude ha sido desvelado por este periódico.

En una conversación a través de la mensajería instantánea de WhatsApp, un periodista de este medio ha intentado contactar con el falso enfermero que logró colarse hasta en tres hospitales de Galicia y Madrid: uno público y dos privados.

Durante la conversación telefónica, Santiago Blanco intentó hacerse pasar por otra persona y respondió con el siguiente mensaje:

"Santiago está hospitalizado en UCI, ya se lo dije a su familiar. Está intubado y probablemente no pueda comunicarse con ustedes".

En otro mensaje aseguraba que se encontraba en estado grave tras ser operado de urgencia y que probablemente no saliera adelante. Sin embargo, OKDIARIO insistió y le preguntó que por qué había decidido cometer este fraude poniendo, de esta manera, en riesgo la vida de las personas que se encontraban hospitalizada en los centros en los que trabajó como falso enfermero.

Finalmente, el pirómano condenado a cuatro años de prisión confesó el delito que estaba cometiendo al falsificar la titulación universitaria y confesó que "no sabía qué hacer".

El pirómano que se hacía pasar por enfermero:
Conversación con el falso enfermero.

"Tendré que ir a prisión"

Carlos, la ex pareja del falso enfermero, le llamó después de que los medios de comunicación se hicieran eco del fraude desvelado por OKDIARIO.

Vídeo de la llamada.

En llamada telefónica que publica este periódico, el estafador admite que "ahora tendrá que ir a prisión y ya está". Santiago ya estuvo en la cárcel por provocar dieciséis incendios en Galicia. Confesó ante la Audiencia Provincial de Ourense la autoría de dos fuegos: uno en 2015 y otro en 2016.

Fue condenado a cuatro años de prisión y cinco de libertad vigilada con el fin de garantizar que fuese sometido a un tratamiento médico psiquiátrico para controlar su reconocido trastorno mixto de personalidad vinculado al perfil habitual de un pirómano.

Lo último en Investigación