'Operación Titella'

La detención de la dueña de una pizzería metida a mula de dinero negro hizo caer a José Luis Moreno

Uno de los locales que fue propiedad de Montserrat Pedreny.
Uno de los locales que fue propiedad de Montserrat Pedreny.

Un «inversor» defraudado porque no recibía los intereses prometidos dio el chivatazo a la Guardia Civil y eso desencadenó la operación Titella que acabó con la detención del productor José Luis Moreno. Eran las diez de la mañana del 14 de enero de 2021 cuando dos agentes de la Benemérita daban el alto a un vehículo de matrícula francesa. Lo conducía una mujer, Montserrat Pedreny Miró, de 57 años y nacida en la localidad francesa de Canet-en-Roussillon, muy cerca de Perpiñán y de la frontera con España.

En su DNI español, sin embargo, el domicilio que presentaba está en el barrio de San Cristobal de los Ángeles, en la periferia de la capital. La mujer comenzó a mostrar cierto nerviosismo delante de los agentes, que en realidad ya sabían dónde buscar e intuían lo que iban a encontrar. Montserrat aseguró entonces que viajaba de Barcelona a Madrid, pero algo no cuadraba en su historia.

Los agentes comenzaron el registro del vehículo y en el doble fondo encontraron lo que esperaban, 1.295.295 euros en metálico. La mujer aseguraba que el dinero era para comprar restaurantes en Madrid, pero no supo decir cuántos ni cuáles. Inmediatamente los guardias de la Comandancia de Zaragoza, de la compañía de Caspe, efectuaron la correspondiente denuncia por infracción de la Ley de Blanqueo de Capitales y de Financiación del Terrorismo e incautaron el dinero.

José Luis Moreno y su abogado saliendo de la Audiencia Nacional.
José Luis Moreno y su abogado saliendo de la Audiencia Nacional.

Pero lo más importante es que la Guardia Civil de Barcelona pudo certificar in situ que sus sospechas sobre la existencia de una organización dedicada al lavado de dinero, integrada por Villalba y un viejo conocido de la Policía por sus antecedentes penales, Antonio Luis Aguilera, eran reales. Sin saberlo, sus compañeros de la UDEF (Unidad de Delitos Económicos y Financieros) de Policía Nacional en Madrid trabajaban en el mismo caso, siguiendo líneas paralelas que confluían en José Luis Moreno y Antonio Aguilera.

Al parecer, la procedencia del dinero es variada, desde negocios que trabajan en B, hasta dinero procedente del narcotráfico que necesita ser «lavado». Pero la incautación de los 1,3 millones de euros generó gran nerviosismo entre los ahora investigados y se sucedió el cruce de llamadas de teléfono. Uno de los cabecillas, Antonio Aguilera, tiene a su nombre hasta cuatro teléfonos móviles que usa a diario.

Antecedentes en 2020

En noviembre de 2020, la Guardia Civil ya había vigilado y fotografiado a un empresario y al abogado Javier Villalba recibiendo una maleta de Montserrat, que ya actuaba como mula de la organización. Entonces pidieron al Juzgado pinchar los teléfonos de varias personas de la trama y así descubrieron la relación entre Antonio Luis Aguilera y el abogado Javier Villalba, que serían los encargados de organizar esos envíos según las primeras investigaciones.

Luego apareció en escena José Luis Moreno y la operación fue bautizada como Titella (títeres). Poco a poco se fue desgranando el quién es quién dentro de la trama y se produjeron los arrestos. Además de los ya citados fueron detenidos Marta Dillet, Antonio José Salazar de Castro, Viviana Domínguez, José Luis Meseguer, Gerardo Mauricio García Quintero, Raúl Pontvianne y la propia Montserrat Pedreny, entre otros.

Según ha podido saber OKDIARIO, Montserrat regentó hasta tres pizzerías de la misma cadena en Madrid, Gavá y Castelldefels (Barcelona) hace poco más de diez años. Pero las cosas no le fueron demasiado bien en los negocios y la mujer traspasó el local de Madrid, en el barrio madrileño de Entrevías y el restaurante de Castelldefels en el Paseo Marítimo. Incluso su nombre ya aparece en una declaración de insolvencia emitida en julio de 2010 por el Servicio Común de Notificaciones y Embargos del Juzgado número 5 de la Social de Barcelona por una deuda impagada de 15.588,74 euros y reclamada por un particular.

De las cuatro empresas en las que Montserrat ha constado como administradora única y socia sólo permanece activa en una dedicada a «restaurantes y puestos de comida», como socia de la misma. La pizzería situada en la Avenida del Mar, en la localidad barcelonesa de Gavá, está formalizada bajo la forma jurídica de sociedad civil y por tanto no tiene obligatoriedad de presentar cuentas en el registro mercantil.

Tras la detención de Montserrat, el dueño del dinero se puso nervioso y comenzó a hacer llamadas telefónicas. Esas llamadas provocaron que toda la operación se precipitase antes de lo previsto con las detenciones de 47 personas, entre ellas el propio José Luis Moreno y sus sobrinos, Natalia y Raúl.

Ahora se está a la espera de si antes de las tres de la tarde de este jueves Moreno y el resto de investigados reunirán los avales o las fianzas ordenadas por la Audiencia Nacional para eludir la prisión provisional. Moreno ha recurrido este mismo miércoles el auto de la fianza, quizás intentando ganar tiempo. De momento, Montserrat está en libertad sin fianza, sólo con la retirada del pasaporte y la obligación de no salir de España.

Lo último en Investigación

Últimas noticias