Limpieza

Cómo limpiar óxido del metal y otros materiales

El óxido puede estropear mucho cualquier superficie

limpiar óxido del metal
El óxido puede estropear mucho cualquier superficie

Cualquier pieza de metal suele comenzar a oxidarse con el paso del tiempo, algunas incluso muy pronto cuando están expuestas a la lluvia o la humedad, por ejemplo las que están en espacios exteriores. Si quieres saber cómo limpiar óxido del metal y de otros materiales, sigue leyendo y toma nota de unos cuantos trucos caseros que son muy eficaces.

Además del metal, que es el material con más posibilidades de oxidarse, también puede suceder por ejemplo en tejidos, especialmente en aquellos que tienen contacto con objetos metálicos, ya sea permanente u ocasional. En cualquier caso, tanto el óxido como las manchas que produce son muy antiestéticas, por lo que conviene resolver el problema cuanto antes.

Trucos para limpiar óxido del metal

  • Vinagre: el vinagre blanco es un potente limpiador que se puede utilizar en multitud de trucos caseros. En el caso de limpiar óxido del metal, llena un cubo con agua y añade un chorro de vinagre blanco para después sumergir en la mezcla el objeto con óxido. Déjalo durante al menos ocho horas y, pasado ese tiempo, saca el objeto del cubo y cepíllalo, el óxido se irá fácilmente. Aclara solo con agua.
  • Coca-Cola: muy poca gente sabe que esta bebida tan famosa es también excelente para combatir el óxido gracias a su contenido en ácido fosfórico. Puedes hacer lo mismo que en el caso del vinagre, llenar un cubo de agua y añadir un buen chorro de esta bebida, después del tiempo de reposo el óxido desaparecerá por completo al cepillar el objeto.
  • Bicarbonato: es otro de los productos mágicos para la limpieza en el hogar, y en este caso debes esparcirlo directamente sobre las manchas de óxido. Deja que el bicarbonato actúe toda la noche para que el óxido se vaya soltando, y por la mañana cepilla bajo el agua para eliminarlo todo fácilmente. Es un método especialmente eficaz y recomendable en objetos pequeños.
  • Patata: el ácido oxálico que contienen las patatas es un buen remedio para limpiar el óxido del metal, especialmente cuando se trata de objetos muy pequeños, como por ejemplo cuchillos, tenedores, etc. Corta una patata a la mitad, espolvorea bicarbonato en la parte que vas a utilizar y limpia con ella el metal oxidado.

Trucos para limpiar manchas de óxido de otras superficies y materiales

Manchas en el suelo

  • Bicarbonato: esparce bicarbonato de sodio en la zona del suelo manchada de óxido y deja que actúe al menos un par de horas. Pasa después un trapo humedecido en agua y bicarbonato para quitar los restos, y aclara solo con agua.
  • Vinagre y sal: disuelve sal en medio vaso de vinagre, en cantidad suficiente como para conseguir una pasta espesa. Aplica en la zona manchada y deja actuar al menos una hora. Pasado ese tiempo, aclara con agua y una fregona.
  • Limón y bórax: mezcla dos cucharadas de bórax con un poco de zumo de limón, hasta conseguir una pasta homogénea, y aplica en la zona manchada. Deja que actúe una hora y pasado ese tiempo aclara con un paño seco.

Manchas en tejidos

  • Limón y bicarbonato: mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con el zumo de un limón y aplica sobre la mancha. Deja que el tejido se seque al sol durante al menos dos horas y después enjuaga con agua tibia y lava la prenda como de costumbre.
  • Vinagre: aplica vinagre blanco directamente sobre la mancha de óxido en el tejido y cubre después con una capa de sal. Pon la prenda al sol y deja que la mancha se seque por completo, quitando después el vinagre y la sal y lavando como haces habitualmente.
  • Lavavajillas: el jabón que se utiliza para fregar los platos es muy eficaz contra las partículas del óxido, por lo que puedes aplicar sobre la mancha, dejar que actúe 2-3 horas y después aclarar con agua tibia y lavar como haces normalmente.

Lo último en How To

Últimas noticias