Espionaje con Pegasus

Sánchez presiona a la directora del CNI para que dimita y entregar así una cabeza de turco a ERC

dimisión CNI
Paz Esteban, directora del CNI.

La primera víctima del espionaje contra los independentistas, Pedro Sánchez y Margarita Robles será la directora del CNI, Paz Esteban López. Es la cabeza de turco que buscaba el presidente para entregar a los separatistas, tal como avanzó la semana pasada OKDIARIO. «La vulnerabilidad demostrada en la seguridad del Estado» tras el espionaje al presidente y la ministra de Defensa ha acabado de colmar el vaso. El entorno de Sánchez ha trasladado a Esteban que mejor dimitir a ser destituida. Y la todavía directora del CNI parece que optará por la primera fórmula, según fuentes consultadas por este periódico. De momento, el CNI ha suspendido el acto conmemorativo de su 20 aniversario que, presidido por el Rey Felipe VI y Paz Esteban, debía celebrarse este viernes.

El jefe del Ejecutivo, que se ha mantenido durante todo el lunes -festivo en Madrid- en silencio, ha estado trabajando en su despacho con su núcleo más cercano en cómo solucionar esta crisis. De hecho, su jefe de gabinete, Óscar López, ha estado colgado al teléfono llamando a varios periodistas para dar la versión monclovita de lo sucedido. En paralelo a intentar vender sus postulados, Sánchez analizaba cómo salir más o menos indemne de las denuncias de ERC y de la petición de asunción de responsabilidades de sus propios socios de Podemos. Hoy tanto republicanos como morados ponían de relieve que «los responsables políticos no pueden quedar impunes».

Impulsados por el ex vicepresidente Pablo Iglesias, que marca la estrategia de Podemos y cuyo teléfono también será analizado, los morados han afirmado que «venga de donde venga, el fallo es inasumible. Es imprescindible depurar responsabilidades», ha reivindicado la secretaria general del partido, Ione Belarra. En la misma línea se ha manifestado la titular de Igualdad, Irene Montero: «Es un ataque a la seguridad del Estado». La dirigente morada asegura que «está en juego nuestra democracia y la confianza de la ciudadanía». En Podemos quieren la cabeza de Margarita Robles, que Sánchez no entregará.

ERC quiere ceses

La dimisión de la directora del CNI sería un gesto a ERC. Pero según fuentes separatistas, no sería suficiente. El Gobierno busca asegurarse algunas votaciones en el parlamento como la Ley de Memoria Histórica que sin los catalanes no saldrá aprobada. Por eso es capaz de reconocer implícitamente que se utilizó el sistema Pegasus -únicamente a disposición de los Estados- para espiar a algunos políticos como Carles Puigdemont, Oriol Junqueras o los diputados en el Congreso Jon Iñarritu, Míriam Nogueras y Albert Botrán.

La purga que prometió Sánchez a los separatistas les permitirá venderse como víctimas y alardear de que son capaces de obligarle a hacer cambios al más alto nivel del Estado ante sus votantes. Aunque, inicialmente no se iba a destituir a nadie antes de la investigación interna sobre lo que denuncia el mundo independentista, lo que se ha conocido que afecta al presidente y a la ministra de Defensa da una baza a Sánchez para buscar una cabeza de turco antes de hora.

Está previsto que Paz Esteban López acuda el miércoles al Congreso de los Diputados para comparecer ante la Comisión de Secretos Oficiales, que se constituyó la semana pasada con la entrada de proetarras y separatistas tras una modificación del reglamento decretada por la presidenta de la Cámara, la socialista Meritxell Batet.

Lo último en España

Últimas noticias